Senadores de EE.UU. promueven el fin de las restricciones de viaje a Cuba

  • Washington, 31 mar (EFE).- Líderes demócratas y republicanos del Senado de EE.UU., respaldados por activistas y empresarios, promueven desde hoy una iniciativa para levantar las restricciones de viaje a Cuba, y aseguran tener los votos necesarios para su aprobación en el Congreso.

Senadores de EE.UU. promueven el fin de las restricciones de viaje a Cuba

Senadores de EE.UU. promueven el fin de las restricciones de viaje a Cuba

Washington, 31 mar (EFE).- Líderes demócratas y republicanos del Senado de EE.UU., respaldados por activistas y empresarios, promueven desde hoy una iniciativa para levantar las restricciones de viaje a Cuba, y aseguran tener los votos necesarios para su aprobación en el Congreso.

En una rueda de prensa en el Capitolio, el senador demócrata Byron Dorgan y el republicano Michael Enzi explicaron que la "Ley para la Libertad de Viajes a Cuba" busca comenzar a corregir la "fallida" política "unilateral" del embargo impuesto hace 47 años.

"Nuestra política hacia Cuba tiene que cambiar. Es un asunto de derechos humanos, es un asunto económico, y es hora de actuar en esta legislación", dijo Dorgan.

Los patrocinadores del proyecto legislativo, entre ellos el demócrata Christopher Dodd, señalaron que los estadounidenses tienen el derecho constitucional de viajar a cualquier parte y que una apertura de Washington hacia Cuba podría espolear una transición democrática.

"Los regímenes totalitarios le temen a la luz", apuntó Dodd, quien destacó que la inciativa permitiría un intercambio directo de los estadounidenses con el pueblo cubano.

Del lado de la Cámara de Representantes, los legisladores Bill Delahunt, demócrata por Massachusetts, y el republicano Jeff Flake, de Arizona, tienen previsto presentar un proyecto similar este jueves.

En 2003, Enzi, republicano por Wyoming, lideró un esfuerzo similar por considerar que la política de asfixia económica de Estados Unidos contra Cuba solo prolonga la miseria de once millones de cubanos en la isla.

Preguntado por Efe sobre cómo respondería el Gobierno cubano a esta rama de olivo, Enzi comentó que los legisladores no están pidiendo nada a cambio, sino que quieren que los estadounidenses puedan viajar libremente.

Tanto la Cámara de Comercio de EE.UU. como la Federación de Agricultores (AFBF, por sus siglas en inglés) indicaron hoy que apoyan la medida porque, a su juicio, contribuirá a aumentar el intercambio agrícola y el turismo en la isla.

"Este es un primer paso importante para suavizar las restricciones comerciales contra Cuba", afirmó Bob Stallman, presidente de AFBF, ya que la iniciativa, según él, también permitirá a los empresarios del sector agrícola vender sus productos en la isla.

Señaló que las exportaciones agrícolas de EE.UU. a Cuba, principalmente de pollo, trigo, frijol de soja, arroz y productos lácteos, han registrado un promedio de 400 millones de dólares anuales desde 2000, y éstas aumentarán sin las restricciones.

Por su parte, José Miguel Vivanco, director para América del grupo Human Rights Watch, dijo que aunque las condiciones de los derechos humanos en Cuba no han mejorado desde que Raúl Castro asumió el poder en febrero de 2008, el embargo no ha debilitado al régimen de La Habana, sino más bien "ha ayudado a consolidarlo".

No es la primera vez que el Congreso intenta un cambio en la política hacia Cuba, pero los partidarios de la iniciativa creen que ahora sí existen las condiciones para hacerlo, tomando en cuenta que los demócratas controlan ambas cámaras y la Casa Blanca.

A principios de mes, el presidente Barack Obama promulgó una ley presupuestaria de 410.000 millones de dólares para el año fiscal 2009 que flexibilizó las restricciones de viajes de los cubanoamericanos impuestas por el Gobierno anterior en 2004.

Pero los cambios en las restricciones son temporales y se mantendrán en pie hasta el próximo 30 de septiembre.

Sin embargo, no todo está dicho y los legisladores de origen cubano, entre ellos el senador republicano Mel Martínez, han dejado en claro que se oponen a cualquier cambio unilateral de EE.UU. sin pedir nada a cambio de los "opresores" en La Habana.

Martínez dijo en un comunicado que este no es el momento de premiar al régimen "represivo" de La Habana con divisas del turismo, sino de apoyar a los grupos democráticos en la isla.

El levantamiento de las restricciones de viaje "solo les permitiría a los estadounidenses contribuir con los recursos disponibles al régimen de Castro a perpetuar su represión", se quejó,

El republicano recordó que 54 de los 75 disidentes arrestados durante la "Primavera Negra" de 2003 permanecen encarcelados en Cuba, cuando "su único crimen fue tratar de ejercer sus derechos políticos y cívicos".