Tribunales autorizan a la Casa Blanca a no divulgar ciertas comunicaciones

  • Washington, 19 may (EFE).- Un tribunal federal dictaminó hoy que una oficina de la Casa Blanca, que guarda los archivos de las comunicaciones sobre la pérdida de millones de correos electrónicos del Gobierno, no tiene obligación de hacer públicos esos mensajes.

Tribunales autorizan a la Casa Blanca a no divulgar ciertas comunicaciones

Tribunales autorizan a la Casa Blanca a no divulgar ciertas comunicaciones

Washington, 19 may (EFE).- Un tribunal federal dictaminó hoy que una oficina de la Casa Blanca, que guarda los archivos de las comunicaciones sobre la pérdida de millones de correos electrónicos del Gobierno, no tiene obligación de hacer públicos esos mensajes.

Los tres jueces del tribunal de apelaciones en Washington indicaron en su sentencia que la Oficina de Administración de la Casa Blanca no está sujeta a la Ley de Libertad de Información.

El grupo Ciudadanos en Favor de la Libertad y la Ética en Washington había presentado una demanda para que se dieran a conocer los documentos sobre cómo esa oficina guarda las comunicaciones electrónicas.

Exactamente, el grupo quería recabar información sobre los fallos en el sistema de archivo que dieron como resultado que se extraviaran millones de correos electrónicos durante el mandato del presidente anterior, George W. Bush.

En la sentencia, el juez Thomas Griffith indicó que no hay indicios de que esa oficina llevara a cabo tareas fuera del ámbito administrativo, por lo que se concluye "que carece de autoridad independiente sustantiva y por tanto no está sujeta a la Ley de Libertad de Información".

La Oficina de Administración se encarga de dar apoyo logístico y tecnológico a otros departamentos de la Casa Blanca.

Un tribunal de primera instancia ya se había pronunciado en contra de la divulgación de los mensajes el año pasado.

El caso se presentó ante el tribunal de apelación antes de que el nuevo presidente, Barack Obama, llegara a la Casa Blanca.

Sin embargo, el nuevo Gobierno había indicado que se encontraba de acuerdo con el de su predecesor sobre lo correcto de no divulgar esos mensajes.