Uruguay inicia un plan de choque para combatir el hacinamiento carcelario

  • Montevideo, 13 abr (EFE).- El Gobierno uruguayo trasladará 1.250 presos a nuevos centros de detención como parte de un plan de choque para descongestionar el sistema carcelario del país, duramente criticado por las Naciones Unidas, informó hoy la ministra del Interior, Daisy Tourné.

Uruguay inicia un plan de choque para combatir el hacinamiento carcelario

Uruguay inicia un plan de choque para combatir el hacinamiento carcelario

Montevideo, 13 abr (EFE).- El Gobierno uruguayo trasladará 1.250 presos a nuevos centros de detención como parte de un plan de choque para descongestionar el sistema carcelario del país, duramente criticado por las Naciones Unidas, informó hoy la ministra del Interior, Daisy Tourné.

La ministra señaló en una rueda de prensa que el traslado de los presos es "un alivio temporal" mientras se desarrolla el plan para descongestionar los penales, que incluye la habilitación de un centro de reclusión militar y la construcción y "readecuación" de otros establecimientos públicos para que sirvan de prisión.

Tourné apuntó, sin embargo, que este plan no es "una solución final" a los problemas del sistema penitenciario y señaló que no es una respuesta al informe del relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) contra la tortura, Manfred Nowak.

El pasado 27 de marzo Nowak emitió un informe en el cual señalaba que en las cárceles de Uruguay se registran violaciones de los derechos humanos "a gran escala", por sus condiciones "infrahumanas" de alojamiento, que "son un insulto a la dignidad de los reclusos".

"El pueblo de Uruguay, un país reconocido por su democracia y desarrollo social, no merece este sistema penitenciario", dijo el enviado de la ONU.

Según la ministra Tourné, estas medidas ya habían sido decididas por el Gobierno antes de que se conociera el informe y señaló que las opiniones de Nowak vienen simplemente "a respaldar" las del Ejecutivo.

Estas medidas de reubicación de reclusos darán especial atención a aquellos con necesidades especiales, como los enfermos psiquiátricos o los drogodependientes, así como a las mujeres con hijos, ancianos o aquellos con permisos de larga duración.

"En la medida que los reclusos se adecúen a estas pautas de buena conducta van a poder pasar a todos estos sistemas más abiertos. Lo que cumple con la lógica de un criterio de progresividad en el sistema de reclusión", dijo la ministra.

Asimismo, durante la rueda de prensa el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, señaló que el Ejecutivo mantiene su "absoluto respaldo" a la gestión de Tourné, después de que ésta recibió duras críticas por parte de la oposición.

Según datos de 2007, últimos disponibles, la población carcelaria en Uruguay es de unas 8.000 personas.

Pese a ser uno de los países de la región con menores índices de criminalidad, Uruguay tiene uno de los índices más altos del mundo de población encarcelada, según datos de Naciones Unidas.