Vázquez promete "hacer política con mayúsculas" y que nadie "quede excluido" del partido

Manuel Vázquez, un político forjado "peldaño a peldaño" PONTEVEDRA, 24 (EUROPA PRESS)

El nuevo secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, se comprometió a "hacer política con mayúsculas", y apostó por una "dirección colegiada" del socialismo gallego y por que "no haya un solo hombre o mujer que quede excluido" del partido.

En su intervención ante el plenario del congreso que se celebra en Pontevedra, en el que resultó elegido líder del PSdeG con 412 votos --un 90,55 por ciento de los sufragios emitidos--, Manuel Vázquez manifestó un "inmenso agradecimiento" por los apoyos recibidos y destacó su "ilusión y compromiso" para "empezar a trabajar".

El secretario xeral del PSdeG abogó por "fomentar el debate, cargarse ideológicamente y salir a la calle", para hacer la política "que la gente necesita", aunque reconoció que "hará falta todo el cariño, la voluntad y firmeza". "No va a venir nadie a arreglarnos esto, lo vamos a arreglar nosotros", apostilló, al tiempo que insistió en que los socialistas no le pueden "fallar al país".

Manuel Vázquez apuntó que "ahora empieza una época nueva, ni mejor ni peor, sino distinta", y mostró su convencimiento de poder crear un "proyecto de país" del que "van a tirar los socialistas". Asimismo, anunció su compromiso de dedicar los próximos cuatro años a "vivir con pasión" la tarea de liderar la nueva Ejecutiva, y de intentar "estar cerca de todas las agrupaciones, grandes y pequeñas", con las que contactará "para generar política, no problemas".

UN POLÍTICO FORJADO "PELDAÑO A PELDAÑO" Médico licenciado, pero político de profesión, Manuel Vázquez Fernández (O Carballiño, 1955), más conocido como 'Pachi' Vázquez, constituye desde hoy oficialmente el 'plan B' de los socialistas gallegos para afrontar los próximos cuatro años y cicatrizar las heridas dejadas por un 1 de marzo que devolvió al PP la mayoría absoluta en Galicia.

Tras un breve paso por el CDS y dos años en el Parlamento gallego en un escaño socialista, entre 1993 y 1995, 'Pachi' Vázquez se forjó políticamente en la Alcaldía de O Carballiño (Ourense), que ocupó durante 10 años hasta que, en 2005, el acceso del PSdeG a la Xunta le deparó el cargo de conselleiro de Medio Ambiente. También ejerció la portavocía socialista en la Diputación de Ourense, donde se bregó en la oposición al barón del PP, José Luis Baltar.

Después de la dimisión de Emilio Pérez Touriño como secretario general del PSdeG al día siguiente de la derrota electoral, la designación de 'Pachi' Vázquez parecía cantada. Su nombre se introdujo en todas las quinielas cuando ya el 3 de marzo, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, elogió "su cuajo político" y su nombre concitó la adhesión de la mayor parte de los dirigentes del partido.

'Pachi' Vázquez llega así con el aval del aparato del partido, pero quiso desembarazarse de ese "sambenito de candidato oficial" reivindicando que "nunca" aceptaría ser nombrado directamente por la dirección, por lo que inició una ronda de contactos con las agrupaciones locales para sondear sus apoyos. "Procedo de las bases, fui subiendo peldaño a peldaño", ha reivindicado. Hoy ha recibido el apoyo del 90,55 por ciento de los delegados con derecho a voto en el Congreso Extraordinario de Pontevedra.

CAPACIDAD DIALÉCTICA

De él destacan sus compañeros de partido que aúna experiencia política e institucional, su cercanía a la gente y su perfil marcadamente político con una capacidad dialéctica que le permite "llegar por igual a un paisano que a un universitario". Promete dejar atrás los personalismos para reforzar la estructura del partido, dar mayor protagonismo a las bases y aplicar en efecto el principio de no acumulación de cargos para que los dirigentes estén "full-time".

Precisamente como "apuesta por las bases" fue como Vázquez presentó su decisión de que Pablo García, secretario de Organización de Unións Agrarias y un desconocido hasta ahora en política, sea quien se haga cargo de esta misma área en las filas socialistas.

Sus compañeros de filas ven en 'Pachi' Vázquez al secretario xeral "que más se parece al gallego medio". "Esa es su gran virtud: es una persona normal, sin un fundamentalismo ideológico que lo lleve a situarse en ningún extremo", explica un colaborador de las bancadas socialistas.

Alejado del "ramalazo religioso" del ahora embajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez; sin "la apariencia tecnócrata" de Antolín Sánchez Presedo; "más cercano y con mayor capacidad de generar empatía" que Abel Caballero; antagónico al "hermetismo y el aire presidencialista" de Emilio Pérez Touriño, 'Pachi' Vázquez conjuga la cercanía de su discurso con ambición política y pragmatismo.

No obstante, es prudente a la hora de evaluar sus posibilidades de ser también el elegido como cartel socialista para las elecciones de 2013. "Si ahora me dijeran que soy un gran secretario cuatro años y que con otro candidato gobernamos, diría '¿dónde hay que firmar?'", ha señalado tras argumentar que "cada uno" debe ser "lo que le toca en cada momento".

REVÁLIDAS

Ejercer la labor de oposición al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo tras la difícil experiencia de ceder el poder en sólo una legislatura y los resultados de las elecciones municipales de 2011 serán sus grandes reválidas para consolidar su liderazgo y desvelar si finalmente también será candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta en 2013 o el partido tiene que recurrir a un nuevo 'plan B'.

Hoy ganó una primera parte del partido y se ha colocado en una posición preferente en la parrilla de salida para ser candidato dentro de cuatro años, pero ahora tendrá que consolidar su liderazgo ante un partido que, como él ha reconocido, está "dolido" tras perder las elecciones. Según explicó tras presentar formalmente su candidatura, la derrota electoral del 1 de marzo debe ser "un pequeño paréntesis" del que admitió que se siente "tan responsable como Touriño".

Acostumbrado a hacer política en terreno difícil, en un territorio como Ourense, donde el PP tiene uno de sus tradicionales viveros de votos, Manuel Vázquez consiguió unir a las filas socialistas en esta provincia tras encontrarse a un partido dividido.

Con el referente del 'touriñismo' de capa caída --Emilio Pérez Touriño ni siquiera se pasó hoy por el cónclave de su sucesión-- y con Francisco Vázquez tan lejos como queda el Vaticano, el nuevo ministro de Fomento, José Blanco, será otro dirigente destacado en la interpretación de la nueva partitura que hoy empieza a tocar el socialismo gallego.