Zapatero considera que la tarea política es una lucha por cumplir la palabra dada

  • Barcelona, 31 may (EFE).- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que "la tarea política es una permanente lucha por poder cumplir la palabra dada", porque se tiende a considerar que los políticos no cumplen y porque es difícil a causa de las limitaciones a la hora de tomar decisiones.

Zapatero considera que la tarea política es una lucha por cumplir la palabra dada

Zapatero considera que la tarea política es una lucha por cumplir la palabra dada

Barcelona, 31 may (EFE).- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que "la tarea política es una permanente lucha por poder cumplir la palabra dada", porque se tiende a considerar que los políticos no cumplen y porque es difícil a causa de las limitaciones a la hora de tomar decisiones.

En una entrevista que hoy publica el suplemento dominical, "Magazine", de La Vanguardia, Zapatero hace un repaso a su trayectoria personal, más que política, y expone algunas de sus convicciones personales e íntimas.

"Vivimos en un momento histórico -explica- en el que la capacidad de autogobierno de las sociedades, la capacidad democrática en última instancia, está muy condicionada por las fuerzas de la globalización, las fuerzas económicas".

Sobre las dificultades que entraña el cumplimiento de la palabra dada concluye: "Uno no puede expresar que el Gobierno tiene grandes limitaciones a la hora de tomar decisiones, pero es así. Es una de las cosas que en política hay que combatir".

En cuanto a las críticas que comporta la actividad política, está convencido de que "es bueno que el poder sepa aguantar la crítica" y, aunque personalmente reconoce que, a veces, no es agradable, cree que hay que asumirlo porque "eso favorece la democracia. Al poder hay que vigilarlo", afirma.

El presidente del Gobierno, que asegura que tuvo "una adolescencia y una juventud felices", explica que de su madre aprendió "la idea de la austeridad y la sencillez", mientras que su padre le transmitió "la honestidad en las ideas, en los comportamientos, la lealtad a los ideales".

Zapatero prefiere acercarse a la gente sencilla porque "es la que más da" y recuerda que cuando acudió a una manifestación contra el 23-F lo hizo, además de por convicciones políticas, para estar cerca de su mujer, Sonsoles Espinosa, a la que acababa de conocer.

No ahorra elogios para su esposa y también para las mujeres en general, a las que considera más sensibles, capaces de trabajar en equipo y a las que ve con "menos vanidad y menos celos" que a los hombres.

Rodríguez Zapatero se considera un padre "tolerante y comprensivo" que recuerda a sus dos hijas que cuando abandonen la Moncloa "van a tener que luchar como cualquier otro".

Asegura que se prepara "mucho psicológicamente" para cuando deje el poder y, en este sentido, cree que ocho años es "un tiempo razonable" aunque doce no lo ve exagerado.

Agnóstico, afirma que no teme a la muerte y que su temor "más intenso" es no poder despedirse de sus seres queridos.