Zapatero y Sarkozy amplían la cooperación contra ETA a la "amenaza islamista"

  • Madrid, 28 abr (EFE).- La "ejemplar" cooperación hispano-francesa contra el terrorismo etarra se ampliará a partir de ahora para combatir la "amenaza islamista", el narcotráfico y la inmigración ilegal, según la declaración sobre Seguridad interior firmada hoy en el marco de la XXI Cumbre bilateral.

Madrid, 28 abr (EFE).- La "ejemplar" cooperación hispano-francesa contra el terrorismo etarra se ampliará a partir de ahora para combatir la "amenaza islamista", el narcotráfico y la inmigración ilegal, según la declaración sobre Seguridad interior firmada hoy en el marco de la XXI Cumbre bilateral.

La declaración ha sido suscrita en el Palacio de la Moncloa por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha asegurado en rueda de prensa que el acuerdo supone un "salto cualitativo".

A su juicio, la "gran experiencia" en la colaboración contra ETA es "un buen modelo" para combatir el terrorismo islamista, donde España y Francia comparten "riesgos, sensibilidad y, en muchos casos, objetivos preventivos".

Sarkozy, por su parte, ha considerado que no se debe separar el terrorismo político o religioso de las mafias y ha apostado por "atacar a los mafiosos donde más daño les hace, que es el dinero".

Con la declaración se crea un "comité de planificación y coordinación estratégica de seguridad interior", que reunirá semestralmente a los directores generales de las fuerzas de seguridad del Estado.

Su objetivo será coordinar la acción común de los servicios de los dos países en la lucha contra el terrorismo y la criminalidad organizada

En materia de lucha antiterrorista, se ampliará la cooperación y se intensificarán los intercambios de información para "prevenir la amenaza islamista".

Para ello se establecerá un procedimiento de alerta recíproco sobre la utilización de Internet por los terroristas y sobre "el desarrollo de la amenaza jihadista en las regiones de riesgo".

Los dos países se comprometen a comunicarse "cualquier dato susceptible de interesar a la otra parte en materia de lucha contra el terrorismo bajo todas sus formas" y se facilitarán copias de los dispositivos informáticos intervenidos en las operaciones.

Además, los servicios de información podrán acoger agentes del otro país para facilitar y ampliar ese intercambio de datos.

Junto al terrorismo, se fomentará la cooperación ante la criminalidad organizada, teniendo como prioridad la lucha contra el tráfico de estupefacientes y el blanqueo de dinero y el desmantelamiento de las redes de inmigración ilegal.

La declaración prevé la creación de "unidades conjuntas antidroga" encargadas de analizar la información, y reforzar con oficiales de enlace permanentes el Centro de coordinación de lucha antidroga en el Mediterráneo, situado en Toulon.

Para demostrar la "tolerancia cero" contra la droga, también se realizarán operaciones conjuntas contra los "go Fast", es decir, contra el transporte de drogas por vía rápida a través España y Francia.

Tras el narcotráfico, los dos Gobiernos apuestan por continuar con la colaboración contra la inmigración irregular en el marco de las operaciones que realiza la agencia europea Frontex en el Atlántico y en el Mediterráneo.

Según la declaración, las operaciones comunes buscarán el desmantelamiento de las redes ilegales y la detención de los inmigrantes en situación ilegal.

España y Francia se apoyarán mutuamente en los procesos de identificación de los países de origen de los inmigrantes irregulares y en las repatriaciones, lo que incluye la organización de vuelos conjuntos.