Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

  • Toronto, 20 abr (EFE).- Representantes indígenas de 80 países empezaron hoy a discutir en la localidad estadounidense de Anchorage una postura común que presentarán en diciembre en Dinamarca en la conferencia de la ONU que negociará un nuevo acuerdo sobre cambio climático.

Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

Indígenas reclaman más atención a los problemas que causan el cambio climático

Toronto, 20 abr (EFE).- Representantes indígenas de 80 países empezaron hoy a discutir en la localidad estadounidense de Anchorage una postura común que presentarán en diciembre en Dinamarca en la conferencia de la ONU que negociará un nuevo acuerdo sobre cambio climático.

Los organizadores de la Cumbre de Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático explicaron a Efe que el objetivo de la reunión, a la que asisten unas 400 personas entre delegados indígenas y representantes de Gobiernos y organizaciones internacionales, es influir en la conferencia de Dinamarca.

La cumbre intentará unificar la voz de los entre 300 y 350 millones de personas (alrededor del 6 por ciento de la población mundial) consideradas indígenas y que están repartidas en unos 5.000 grupos distintos que existen en más de 70 países.

Los delegados "discutirán las estrategias que podamos presentar a la conferencia de la ONU sobre cambio climático" que se celebrará en Copenhague para negociar el protocolo que sustituirá al de Kioto, dijo Patricia Cochrane, presidenta de la Cumbre de Pueblos Indígenas.

Cochrane, quien es también presidenta de la Conferencia Circumpolar del Ártico que representa a los indígenas inuit de las regiones árticas de Canadá, Estados Unidos, Rusia y Groenlandia, rechazó la posibilidad de que la voz de los indígenas sea ignorada en Dinamarca.

La líder indígena dijo que la declaración final, que se presentará el próximo viernes en el último día de la reunión de Anchorage, estará firmada por el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel d'Escoto, así como por la diputada danesa Juliane Henningsen, quien también presidirá la conferencia de Copenhague.

"Hemos pedido que la declaración sea presentada al más alto nivel", añadió Cochrane.

Cochrane dijo que el calentamiento global está alterando de forma radical la forma de vida de los indígenas en todo el mundo y que los informes que están llegando de todas las regiones del mundo son alarmantes.

Por ejemplo en Alaska, decenas de comunidades de indígenas inuit están bajo amenaza por la desaparición del "permafrost", una capa del terreno que tradicionalmente permanecía helada durante todo el año pero que ahora ha empezado a derretirse en la primavera y el verano.

La desaparición del "permafrost" está provocando, literalmente, el hundimiento de comunidades enteras que tendrán que ser asentadas en otras localidades.

La primera localidad afectada, Newtok, ya ha empezado a ser evacuada y sus 320 habitantes desplazados a una nueva comunidad localizada a 15 kilómetros del emplazamiento original.

Pueblos indígenas de todo el mundo están padeciendo los efectos del cambio climático.

En Papúa Nueva Guinea, la elevación del nivel del océano está forzando el desplazamiento de comunidades indígenas que viven en las costas del país mientras que en Borneo, los dayak están perdiendo plantas medicinales tradicionales debido a la subida de las temperaturas.

En México, los mayas de las tierras altas de Chiapas están observando una estación de lluvia más reducida lo que junto con heladas inesperadas les están forzando a buscar nuevas fuentes de irrigación y otros cultivos.

También en Latinoamérica, en la región andina, los cambios de temperaturas han reducido la productividad de los agricultores indígenas.

Y en las zonas más altas, la temporada de cultivo se podría reducir a la mitad los glaciares siguen desapareciendo y los agricultores dependen exclusivamente de la lluvia.

En Kenia, la persistente sequía ha acabado con el ganado del que dependen los samburu y en Nepal, intensas lluvias seguidas de largas temporadas de sequía se han convertido en un hecho común.

Sam Johnston, investigador de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) que patrocina la Cumbre de los Pueblos Indígenas, dijo: "estamos obligados a prestar más atención a las opiniones de estas comunidades y al valor del conocimiento tradicional".