La Casa Real británica, molesta por ausencia de la Reina de los actos del Día-D organizados por Sarkozy

El Gobierno francés se defiende asegurando que Isabel II será "bienvenida" si decide acudir a esta ceremonia "franco-americana"

LONDRES/PARIS, 27 (EUROPA PRESS)

El Palacio de Buckingham, residencia de la Reina Isabel II de Inglaterra, está "indignado" por el hecho de que ni ésta ni ningún otro miembro de la Familia Real británica haya sido invitado a los actos con motivo del 65 aniversario del Desembarco de Normandía que está organizando el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Según informa hoy el diario sensacionalista 'The Sun', en Buckingham Palace están que "echan humo" por la ausencia de la monarca e "indignados" después de que las autoridades francesas les hayan reconocido que nunca ha habido planes de invitar a la reina a los actos, a los que sí está previsto que acuda el presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro británico, Gordon Brown.

En opinión de las fuentes de la Casa Real consultadas por el diario, el dejar fuera de los actos a Isabel II --jefa de Estado tanto de Reino Unido como de Canadá-- supone un "gran insulto" para los 17.566 soldados británicos y 5.316 canadienses enterrados en la región francesa de Normandía.

"Estos miles de británicos y canadienses murieron para liberar Francia pero ahora parece que los franceses ni siquiera se molestan en invitar a la persona que les representa", señaló una de las fuentes a 'The Sun'.

Por su parte, el 'Daily Mail', asegura que desde la Casa Real británica se había manifestado su disposición a respaldar los actos de este importante aniversario. "Hubo varias conversaciones con el Foreign Office (Ministerio de Exteriores británico) pero no ha llegado ninguna invitación", lamentó un responsable de la Casa Real, aclarando que se había "recurrido a los canales normales y mantenido conversaciones" sin respuesta. "Es muy frustrante", admitió.

Según el diario, las autoridades francesas dejaron claro anoche a Buckingham Palace que nunca se pensó en invitar a la Reina u otro miembro de la faamilia y se precisó que Sarkozy estaba centrado en el "acontecimiento principal", la visita de Obama.

EXPLICACIÓN FRANCESA

Por su parte, el portavoz del Gobierno galo, Luc Chatel, aseguró hoy que la reina de Inglaterra era "naturalmente" bienvenida a una ceremonia "en un principio franco-americana" porque es "tradición" que el presidente de Estados Unidos acuda a Normandía el 6 de junio durante su primer año de mandato.

Chatel, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, recordó que los británicos quisieron unirse a esta ceremonia y que el Gobierno francés está, en este sentido, en contacto con Londres. "Los británicos son, naturalmente, bienvenidos pero no nos corresponde, definir su representación", añadió Chatel.

Sin embargo, según el 'Daily Mail', el protocolo prohíbe que alguien se invite a sí mismo a un acto, como vendría a proponer el Gobierno francés.

Mientras, en Downing Street, parecen querer quedarse al margen. Fuentes de la oficina del primer ministro británico indicaron al 'Daily Mail' que la cuestión de la invitación real "no ha surgido" en sus discusiones con Francia. "Este es un acontecimiento organizado por el Gobierno francés y les corresponde a ellos emitir las invitaciones", afirmó un portavoz. "El primer ministro está encantado de haber sido invitado y espera asistir", añadió.