La SIP exige una investigación y castigo por el asesinato de un periodista colombiano

  • Bogotá, 27 abr (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió hoy a las autoridades colombianas una "inmediata investigación" y un "castigo" para los responsables del asesinato del periodista José Everardo Aguilar, ocurrido el pasado viernes.

La SIP exige una investigación y castigo por el asesinato de un periodista colombiano

La SIP exige una investigación y castigo por el asesinato de un periodista colombiano

Bogotá, 27 abr (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió hoy a las autoridades colombianas una "inmediata investigación" y un "castigo" para los responsables del asesinato del periodista José Everardo Aguilar, ocurrido el pasado viernes.

El presidente de la SIP, el colombiano Enrique Santos Calderón, deploró de esta manera el vil asesinato de Aguilar, corresponsal de la emisora Radio Súper en el municipio del Bordo, departamento del Cauca (suroeste).

Este periodista, de 72 años y padre de diez hijos, "realizaba un programa de noticias en el que denunciaba actos de corrupción administrativa local y regional", y había recibido amenazas, recordó la SIP en un comunicado.

Durante un curso de capacitación a jueces y fiscales sobre impunidad en crímenes contra periodistas, Santos comentó en Bogotá que este asesinato es el primero que se presenta en Colombia desde enero de 2007, cuando murió el corresponsal del diario El Tiempo en el departamento del Chocó (noroeste), Elacio Murillo Mosquero.

Aguilar fue asesinado de varios disparos por un sicario en su domicilio de El Bordo, en el municipio de El Patía.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ofreció una recompensa de 50 millones de pesos (unos 22.000 dólares) por la captura del asesino, al parecer, un hombre joven que llegó a casa de la víctima con el pretexto de entregarle fotografías e información.

Cuando Aguilar salió a atenderle, el desconocido sacó un arma, le disparó en varias ocasiones y se dio a la fuga, según el relato de los familiares.

La condena de la SIP se sumó hoy a la de Reporteros Sin Fronteras, organización que también exigió una pronta investigación y consideró que "debe darse preferencia a la hipótesis profesional" dados los riesgos que corría la víctima "al denunciar la corrupción de determinadas autoridades locales".

La región colombiana en la que trabajaba y vivía Aguilar está expuesta al negocio de los narcotraficantes y a la acción de grupos armados.