La SIP expresa su beneplácito por la derogación de la ley de prensa de 1967 en Brasil

  • Miami (EE.UU.), 5 may (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su beneplácito hoy por la derogación de la Ley de Prensa de 1967 de Brasil puesta en vigor durante la época de la dictadura militar.

La SIP expresa su beneplácito por la derogación de la ley de prensa de 1967 en Brasil

La SIP expresa su beneplácito por la derogación de la ley de prensa de 1967 en Brasil

Miami (EE.UU.), 5 may (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su beneplácito hoy por la derogación de la Ley de Prensa de 1967 de Brasil puesta en vigor durante la época de la dictadura militar.

La sociedad llamó a continuar las discusiones judiciales y legislativas para eliminar la obligatoriedad de título universitario para ejercer el periodismo y a aprobar una ley de acceso a la información pública.

El presidente de la SIP, Enrique Santos Calderón, destacó que "la decisión de dar un puntapié a una reliquia dictatorial contradictoria de las garantías constitucionales sobre libertad de expresión es valiente e histórica".

"Nos enorgullece que se haya fundamentado, en parte, en los principios de la Declaración de Chapultepec", agregó Calderón, del diario El tiempo, de Colombia, en referencia a los jueces César de Mello y Cezar Peluso, quienes citaron principios de ese documento sobre libertad de expresión.

Con diez votos a favor, tres de ellos con reservas, y uno en contra, fue revocada el 30 de abril de 2009 ese marco legal, "por su incompatibilidad con la democracia y la garantía de libertad de expresión prevista en la Constitución de 1988", según argumentó el magistrado y relator del tribunal, Carlos Ayres Britto.

Con la derogación de la ley, "los abusos y delitos cometidos por los periodistas estarán sujetos a la legislación común".

Por ejemplo, los delitos de calumnia, injuria o difamación serán juzgados ahora a partir del Código Penal, que contempla penas menos rigurosas que la ley abolida, informó la SIP.

También las denuncias por daños a la moral e indemnizaciones serán tratadas por el Código Civil, no por una norma impuesta para "cercenar la libertad de expresión y ayudar a perpetuar un régimen autoritario", alegó el magistrado de la corte brasileña Ricardo Lewandowski.

La SIP consideró arbitraria esa ley, ya que permitió a los jueces "adoptar fallos desproporcionados".

Como por ejemplo, detalló, el caso de una orden judicial de marzo pasado que obligaba al diario Estado de Minas a publicar en primera página y en seis interiores un derecho de respuesta de una universidad refutando una denuncia periodística sobre irregularidades.

El juez había sustentado su decisión en la Ley de Prensa, la que permitía establecer el derecho de respuesta sin la consideración sobre la veracidad o no de las informaciones, explicó la SIP.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, Robert Rivard, del periódico estadounidense San Antonio Express-News, recibió con satisfacción la decisión del tribunal.

"Finalmente se ha cerrado un capítulo de la época más oscura de Brasil y todos los brasileños deberían sentirse orgullosos de este momento", apuntó.

"Por lo pronto, algunas personas van a intentar llenar rápidamente el vacío que esa medida ha dejado, por lo que urge continuar las discusiones de algunas iniciativas en marcha", añadió.

Precisó que entre las iniciativas está el proyecto de ley de acceso a la información pública y una tentativa de eliminar la exigencia de diploma universitario para ejercer el periodismo, cuya aprobación ampliaría el beneficio de la libertad de expresión.

"En cambio, otras que penalizan a los periodistas por realizar su trabajo deben eliminarse para evitar la autocensura e impedir que se malogre este reciente impulso de transparencia", dijo Rivard.

Santos Calderón añadió que entre los planes de la SIP para este año se incluyen trabajos en colaboración con la Asociación Nacional de Diarios, relacionados con el proceso de reformas a partir de esta decisión.

Sobre la decisión, el periodista señaló que la misma "sienta los fundamentos para la construcción de una nueva era de responsabilidad para la prensa brasileña, además de la Conferencia Nacional de Comunicación programada por el Gobierno para diciembre".