El relator de la ONU para indígenas advierte de los desafíos pendientes en Chile

  • Santiago de Chile, 9 abr (EFE).- El relator especial de Naciones Unidas para los derechos y libertades fundamentales de los indígenas, James Anaya, reconoció hoy avances en Chile en el tema de los mapuche, pero advirtió que todavía quedan problemas por resolver.

Santiago de Chile, 9 abr (EFE).- El relator especial de Naciones Unidas para los derechos y libertades fundamentales de los indígenas, James Anaya, reconoció hoy avances en Chile en el tema de los mapuche, pero advirtió que todavía quedan problemas por resolver.

"Ha habido avances significativos promovidos por el Gobierno hacia el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas en Chile, tal como la ratificación del Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo sobre los pueblos indígenas y tribales, pero aún quedan desafíos por resolver", afirmó Anaya, que hoy concluyó una visita de cinco días a este país.

Durante su estadía, el relator sostuvo conversaciones con autoridades del Gobierno, incluida la presidenta Michelle Bachelet, para hacer un seguimiento a las recomendaciones del anterior Relator Especial de las Naciones Unidas, Rodolfo Stavenhagen.

Asimismo, Anaya escuchó los reclamos de organizaciones y representantes indígenas durante una serie de reuniones en Santiago, Temuco, en el sur de Chile, y en la norteña ciudad de Iquique.

El profesor Anaya, de origen apache, que expresó sus conclusiones en una conferencia de prensa, admitió los esfuerzos significativos del Gobierno para avanzar en el reconocimiento y protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas en el país, especialmente en el área de la salud y en materia de reducción de la pobreza.

En sus reuniones con autoridades de varios ministerios y agencias del Gobierno, el Relator Especial pudo apreciar un nivel importante de atención a los asuntos indígenas, y recibió el compromiso de Bachelet respecto a la protección de los derechos de las etnias originarias.

Sin embargo, expresó su preocupación por "las continuas alegaciones sobre maltratos sufridos por mapuches en el contexto de allanamientos y otras operaciones policiales".

Por otra parte, reprobó el uso de la violencia como medio de protesta, inclusive aquellos relacionados con las reivindicaciones legítimas de los pueblos y comunidades indígenas, y al mismo tiempo exhortó al Estado a responder de manera efectiva a estas reivindicaciones.

También agradeció el compromiso inicial del Gobierno de no aplicar la ley antiterrorista para procesar a individuos en casos vinculados con movimientos sociales mapuche e hizo un llamado a las autoridades para que cumplan con dicho compromiso.