121-A, que entra en su fase final

SAN SEBASTIAN, 17 (EUROPA PRESS)

Responsables de la Diputación Foral de Gipuzkoa y del Gobierno de Navarra analizaron hoy, en una visita a la zona de obras de la carretera de Endarlatsa (N-121-A), el "satisfactorio progreso" de un proyecto que entra en su fase final y permitirá mejorar desde este verano la seguridad vial y las comunicaciones entre Gipuzkoa y Navarra.

Por parte del Gobierno de Navarra participaron en la reunión la consejera de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Laura Alba; la directora general de Transportes, Susana Labiano; el director general de Obras Públicas, José Luis Echavarri, y el director de servicio de Caminos y Construcción, Jesús González.

Por la Diputación de Gipuzkoa intervinieron el diputado de Infraestructuras Viarias, Eneko Goia; el director general de Carreteras, Luis María Apraiz; el jefe de servicio de Proyectos y Construcción, Jose María Sarasola, y el director de la obra, José Manuel Erauso.

Según recordó la institución foral guipuzcoana, el proyecto de ensanche y mejora de la carretera N-121-A, -que sufre un tráfico de 10.000 vehículos al día-, se centra en un tramo de 6,6 kilómetros de longitud entre Laskuain y Endarlatsa y cuenta con un presupuesto de 59,9 millones de euros. De ellos, 51,7 millones los aporta la Diputación de Gipuzkoa y 8,2 millones el Gobierno de Navarra.

La UTE Mariezcurrena -Zubi Eder - Nortunel - Urssa es la encargada de llevar a cabo estas obras que tienen como principales elementos el Puente de Endarlatsa, los túneles de Lamiarri e Intxaurreta, las glorietas de Puntxas y Laskuain, así como los semienlaces de Gurutze e Intxaurreta y los viaductos de Gurutze, Alunda, Lastaola y Lamiarri, además de un bidegorri.