Castellano dice que el reglamento taurino aunará la tradición, la seguridad de las personas y el respeto a los animales

VALENCIA, 15 (EUROPA PRESS)

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, aseguró hoy que el Reglamento de Espectáculos Taurinos de la Comunitat Valenciana que está ultimando su departamento "hará posible aunar la pervivencia de las tradiciones con la seguridad de las personas y el respeto hacia los animales", según informó la Generalitat en un comunicado.

Castellano presentó hoy al Consell Valencià de Cultura (CVC) el borrador de este reglamento, que "da una solución para que las 13 plazas de toros singulares de la Comunitat Valenciana puedan seguir celebrando espectáculos taurinos" puesto que prevé que "cuenten con un plazo de cuatro años a partir de la entrada en vigor del Reglamento de Espectáculos Taurinos de la Comunitat Valenciana para adecuarse al régimen previsto en el mismo y así obtener la licencia excepcional", indicaron las mismas fuentes.

Castellano explicó que, respecto a las plazas de toros singulares, el artículo 10 del nuevo reglamento "regulará las características específicas de estas plazas de toros que por sus peculiaridades no se adaptan a las medidas estándar del resto de plazas y en él se establece que con respecto a los mismos podrán exceptuarse el cumplimiento de los requisitos establecidos siempre que se justifique técnica y documentalmente la imposibilidad de su adopción".

En este sentido, precisó que será el titular de la plaza o recinto quien deba solicitar la inclusión de la misma en el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano, y una vez esté inscrita en este inventario, presentará el proyecto a la Conselleria competente en materia de espectáculos para que los técnicos efectúen un estudio y verificar el carácter singular de la plaza, así como garantizar las condiciones de seguridad y salubridad del edificio.

Una vez cumplidos estos trámites, las plazas de toros de Algemesí y Bocairent, en la provincia de Valencia, las castellonenses de Castellón, Vinaroz, Villafranca, Morella, Onda, Benasal, Oropesa y Vall d'Alba, y Monovar, Elda y Ondara, en la provincia de Alicante, contarán con un periodo transitorio de cuatro años a partir de la entrada en vigor del reglamento para que los titulares de las mismas las adecuen a la normativa prevista.

La reunión de hoy forma parte de la ronda de contactos que está manteniendo el conseller con representantes de todos sectores implicados para presentarles el nuevo Reglamento de Espectáculos Taurinos de la Comunitat Valenciana, "una norma que se pretende que sea lo más consensuada y completa, que entrará en vigor antes de que finalice este año, y que consta de 99 artículos estructurados en 13 títulos", subrayó.

Castellano destacó que con la entrada en vigor de este reglamento, "los espectáculos taurinos en la Comunitat Valenciana dejarán de regirse por la normativa nacional que se está aplicando en la actualidad, y vendrá a completar la regulación de los festejos taurinos en la Comunitat Valenciana ya que complementará al Decreto de Bous al Carrer".

El nuevo reglamento también propone que se fije el seguro de responsabilidad civil que deberá contratarse por un capital mínimo de 300.500 euros, crea la figura de coordinador de Presidentes con el fin de unificar criterios de decisión y actuación, y establece que la persona que ostentará la Presidencia en las plazas de primera y de segunda sea el director general competente en materia de espectáculos pudiendo delegar en una persona que reúna las condiciones de idoneidad, mientras que en las plazas de tercera y en las no permanentes y portátiles la presidencia la ostentará el alcalde del municipio.

PROHIBICIÓN DE VENTA O REVENTA ENCUBIERTA

Además, el Reglamento de Espectáculos Taurinos prohíbe expresamente la venta o reventa encubierta, y se está estudiando que la antelación mínima para la presentación de solicitudes se fije en 10 ó 15 días naturales antes de la celebración del mismo, mientras que el plazo establecido en el Reglamento nacional lo fijaba en 5 días de antelación.

Asimismo, la nueva normativa es muy estricta en lo que se refiere a las condiciones sanitarias y contempla la posibilidad de que el ganadero, en caso de que una res sea rechazada por los veterinarios porque sus defensas presentan síntomas de manipulación, pueda exigir su lidia bajo su personal responsabilidad si cumple con los demás requisitos reglamentarios.

Por último, Castellano señaló que el objetivo es "tener, en el mes de mayo, preparado el texto definitivo para poder presentarlo ante el pleno del Consell después del verano y que entre en vigor antes de que finalice 2009".