El japonés Taro Aso será el primer mandatario que recibirá Obama en la Casa Blanca

  • Tokio, 17 feb (EFE).- El primer ministro japonés, Taro Aso, será el primer líder extranjero en ser recibido en la Casa Blanca por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el próximo martes 24, anunció hoy en Tokio la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El japonés Taro Aso será el primer mandatario que recibirá Obama en la Casa Blanca

El japonés Taro Aso será el primer mandatario que recibirá Obama en la Casa Blanca

Tokio, 17 feb (EFE).- El primer ministro japonés, Taro Aso, será el primer líder extranjero en ser recibido en la Casa Blanca por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el próximo martes 24, anunció hoy en Tokio la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Clinton hizo pública hoy la invitación a Aso en nombre del presidente de EEUU, Barack Obama, durante una rueda de prensa posterior a un encuentro con el ministro de Exteriores nipón, Hirofumi Nakasone.

La visita de Aso a Washington tendrá lugar después de la gira por Asia de Hillary Clinton, su primer viaje oficial al extranjero desde que tomó posesión de su cargo en enero, en la que Japón fue la primera parada seguida de Indonesia, Corea del Sur y China.

Durante su visita a Japón, la secretaria de Estado mantendrá hoy un encuentro además con el primer ministro, Taro Aso, y con la emperatriz Michiko, que la recibirá en el Palacio Imperial para tomar el té.

Hillary Clinton tiene previsto además reunirse hoy con los familiares de secuestrados japoneses en las décadas de 1970 y 1980 por los servicios de espionaje de Corea del Norte y con el líder de la oposición nipona, Ichiro Ozawa.

Tras su visita de tres días, con la agenda oficial concentrada en la jornada de hoy, la secretaria de Estado de EEUU abandonará Japón el miércoles a primera hora de la mañana para continuar su gira asiática rumbo a Indonesia.

Este primer viaje de Clinton a Asia muestra la relevancia que EEUU otorga a esta zona del mundo, una de las más afectadas por la crisis mundial, y es un signo de la importancia que el nuevo Gobierno de Barack Obama ofrece a la alianza con Japón.