Gallegas.- UPyD insinúa un "reparto de tareas" entre "el nacionalismo" gallego institucional y el "ultra y violento"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 (EUROPA PRESS) Unión, Progreso y Democracia (UPyD) exigió hoy "que se examinen las responsabilidades políticas que pueda haber" en relación a la actuaciones de lo que denomina "barbarie del nacionalismo étnico más violento" e insinuó que existe "un reparto de tareas entre el nacionalismo que reparte subvenciones y el ultra violento". "No queremos sospechar la existencia de un reparto de tareas entre el nacionalismo que reparte subvenciones y molinos de viento, y el nacionalismo ultra violento que trata de evitar la existencia de cualquier oposición civil y democrática", reza el comunicado de prensa de la formación liderada por Rosa Díez. En este sentido, y porque UPyD dice "no querer sospechas", exigió "con el aval democrático de contar con 100.000 votos más que el BNG" en el conjunto del Estado la "desautorización de Galiza Nova" porque, según esta formación, la organización juvenil del Bloque "justificó y defendió a los violentos que intentaron impedir el libre derecho de expresión y manifestación". Según el mismo comunicado, es "necesario" que se examinen las responsabilidades políticas que "pueda haber" detrás de las formaciones nacionalistas que adoptaron esta actitud que les convierte en "cómplices de la violencia política y xenófoba". Por su parte, la responsable de Galiza Nova, Iria Aboi, negó estas acusaciones y puso de manifiesto que "no se hizo ninguna declaración pública" sobre la manifestación del domingo, sino que sólo hay un posicionamiento oficial en su página web por el que se rechazan los actos violentos. POSTURA GALIZA NOVA "Queremos mostrar nuestro rechazo a los episodios violentos (...). En relación a esto, Galiza Nova, aunque no comparte los motivos político ideológicos de la convocatoria de Galicia Bilingüe, respeta el derecho a manifestarse, de la misma manera que también respetamos a las personas que de forma pacífica se manifestaron a favor del idioma con retranca y parodia", dice la entrada en internet de Galiza Nova. No obstante, UPyD advierte del "crecimiento de grupúsculos neonazis organizados" que "en un futuro también pueden alcanzar a los dirigentes socialistas, hoy felices en sus poltronas gracias al nacionalismo, y consideró de forma "absolutamente cínica" la manera de condenar los hechos "vandálicos" puesto que, "los representantes del bipartito se encargan desurtir de justificaciones". "La actitud de los dirigentes nacionalistas les convierte en cómplices de la violencia política y xenófoba, que como en otras comunidades, va camino de hacerse crónica en Galicia", afirma UPyD, que finaliza: "que piensen los socialistas que también, a su tiempo, les tocará sufrirla. Sin embargo, que no duden que recibirán nuestro apoyo". CRÍTICAS PARA A MESA Por otro lado, UPyD consideró que cuando A Mesa pola Normalización Lingüística calificó a la manifestación como una "protesta de odio, intolerancia y racismo lingüístico", no hace más que señalar objetivos de "agresión y violencia política". Por último, advirtió de la "progresiva batasunización de Galicia" y del crecimiento de los "grupúsculos neonazis" organizados en torno a la "ideología étnica 'un país, una lengua'.