Obama reclama a los otros líderes "un fuerte mensaje de unidad"

  • Londres, 30 mar (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, pide hoy a los otros líderes asistentes a la cumbre de esta semana del G20 un "fuerte mensaje de unidad" en beneficio de la economía global.

Obama reclama a los otros líderes "un fuerte mensaje de unidad"

Obama reclama a los otros líderes "un fuerte mensaje de unidad"

Londres, 30 mar (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, pide hoy a los otros líderes asistentes a la cumbre de esta semana del G20 un "fuerte mensaje de unidad" en beneficio de la economía global.

En declaraciones que publica el Financial Times en víspera de la reunión del 2 de abril en la capital británica, Obama minimiza las informaciones sobre supuestas divergencias entre su Gobierno y los de las principales economías europeas: Alemania y Francia.

Al mismo tiempo, sin embargo, el político demócrata reconoce que pese a sus llamamientos a favor de medidas de estímulo económico en todo el mundo, él mismo ha tenido problemas en su propio país que pueden retrasar la aplicación de nuevas recetas de ese tipo en breve plazo.

"En todos los países ha habido una tensión, por otra parte comprensible, entre las medidas necesarias pare reactivar la economía y el hecho de que muchas de esas medidas son costosas y los contribuyentes tienen un sano escepticismo sobre la conveniencia de gastar demasiado dinero público", admite Obama.

"Sobre todo, añade, cuando tienen la impresión de que parte de ese dinero no se está invirtiendo en ellos sino en otros a quienes consideran responsables de la crisis", agrega el presidente.

Obama reconoce que va a resultarle a él mismo difícil pedir más dinero para recapitalizar el sistema bancario hasta que los banqueros de Wall Street convenzan a los ciudadanos de que no están malgastando el dinero.

"Si los votantes tienen la impresión de que es una calle de una sola dirección y que metemos cada vez más dinero en las instituciones (los bancos) sin que ellos vean otro rédito que el de evitar la catástrofe, va a ser muy difícil defender ulteriores intervenciones" en el sistema financiero, señala.

El presidente norteamericano dice, por otro lado, que está de acuerdo con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en la necesidad de avanzar simultáneamente en dos frentes: coordinando ulteriores medidas de estímulo fiscal y poniendo a punto nuevas regulaciones.

La prensa lo ha presentado como dos enfoques mutuamente excluyentes, explica Obama, quien agrega que él los ve, sin embargo, como complementarios.

"Necesitamos estímulos, pero también regulación. Necesitamos tratar los problemas que tenemos plantados y también asegurarnos de que vamos a tomar medidas para impedir su repetición", afirma Obama.

En lo que el periódico británico interpreta como una opinión divergente de la expresada por Angela Merkel, que ha descartado nuevas medidas de estímulo fiscal en Alemania, Obama afirma que "va a llegarse a un acuerdo en el sentido de que los países del G20 van a hacer todo lo que sea necesario para fomentar el comercio y el crecimiento".

"Lo más importante es que enviemos un fuerte mensaje de unidad frente a la crisis", afirma Obama.

"En primer lugar, es preciso reconocer que frente a una grave contracción de la economía global, cada país (participante) en la cumbre debe tomar medidas para fomentar el crecimiento económico y el comercio, lo que exige adoptar un enfoque enérgico de las medidas de estímulo y luchar contra el proteccionismo".

Al mismo tiempo, el presidente estadounidense insinúa que los líderes del G20 no van a acordar formalmente en Londres el propósito de continuar en el 2010 sus compromisos de estímulo fiscal.

"En vista de que la mayoría de los países ya hemos lanzado medidas significativas de estímulo de la economía, es lógico que se quiera ver antes cómo funcionan", señala.

El presidente Obama también afirma la necesidad de "tomar medidas serias para resolver los problemas del sector bancario y los mercados financieros".

"Medidas, precisa el Presidente, para tratar el problema de los activos tóxicos y garantizar que los bancos tienen el capital adecuado".