Las agencias de la ONU acuerdan estudiar el efecto de la emigración en el desarrollo

  • Naciones Unidas, 29 abr (EFE).- La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) acordó hoy con el Instituto de la ONU para la Formación y la Investigación (UNITAR) analizar en profundidad la posible aportación de las comunidades emigrantes al desarrollo de sus países de origen.

Naciones Unidas, 29 abr (EFE).- La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) acordó hoy con el Instituto de la ONU para la Formación y la Investigación (UNITAR) analizar en profundidad la posible aportación de las comunidades emigrantes al desarrollo de sus países de origen.

El director general de la OIM, William Lacy Swing, y su homólogo de UNITAR, Carlos Lopes, firmaron en la sede de Naciones Unidas un acuerdo de colaboración para estudiar cómo se pueden aprovechar el poder económico y los conocimientos de los emigrantes para asistir a los países que dejaron atrás, particularmente aquellos que salen de conflictos.

"De lo que se trata es de mantener los vínculos, sean los que sean, para que se compensen los efectos de la pérdida que supone la caída de población", apuntó Swing en una conferencia de prensa.

El responsable de la OIM recordó que los emigrantes envían a sus países anualmente 300.000 millones de dólares en remesas y que, si se constituyeran en una única comunidad, serían el quinto país más poblado del planeta.

Las aportaciones de los emigrantes pueden adoptar diferentes formas, como la de un regreso temporal al país de origen o la simple inversión en negocios.

Por su parte, Lopes animó a analizar de otra manera el famoso concepto de "la fuga de cerebros" y alertó de que no se debe acudir a recetas fáciles para combatirlo.

"Se trata de un problema con muchas capas y tenemos que estudiar cómo revertir la fuga de cerebros sin acudir al recurso simplista del sentimiento patriótico", apuntó.

Lopes agregó que buena parte del estudio del fenómeno de la emigración en los próximos meses se centrará en los efectos de la actual crisis económica, que ha provocado una reducción de las remesas.