Los militantes de un PSOE desgarrado eligen a su nuevo secretario general


Lainformacion.com|
  • La candidata del aparato, Susana Díaz, el de los militantes, Pedro Sánchez, y el de la unidad, Patxi López, compiten en unas primarias en las que los pronósticos apuntan a los dos primeros.

  • Tras ocho meses de guerra abierta, si ganan Susana o Pedro el PSOE tendría, por primera vez desde la democracia, un líder que no cuenta con escaño en el Congreso de los Diputados.  

Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez

Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez

Los 187.949 militantes socialistas elegirán mañana al nuevo líder de un PSOE desgarrado, que busca su sitio en medio del auge de los populismos y de la descomposición de la socialdemocracia europea y que, con toda probabilidad, tendrá un secretario general que no es diputado por primera vez en democracia.

Susana Díaz y Pedro Sánchez llegan muy igualados a la contienda, vista desde algunos sectores como una guerra fratricida en la que Patxi López, autodefinido como el "casco azul" que puede poner paz entre ellos, tiene escasas posibilidades de imponerse pese a que sus acciones cotizan al alza desde el debate del pasado lunes 15 de mayo, donde la mayoría de analistas coincidieron en que el ex lehendakari salió airoso en medio del fuego cruzado entre Díaz y Sánchez. 

Los ocho meses de guerra abierta que el PSOE ha vivido desde el Comité Federal fratricida del 1 de octubre pasado que forzó la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general culminarán este domingo con unas primarias que se celebrarán sin un favorito claro.

Aunque se presentan tres candidaturas: Patxi López, Pedro Sánchez y Susana Díaz, solo los dos últimos parecen tener opciones reales de ganar. Ambos representan a cada una de las dos partes en las que está fracturado el PSOE: el proyecto más clásico de la presidenta andaluza, Susana Díaz, y la opción más radical que representa Pedro Sánchez.

Las elecciones de junio provocaron la división

El resultado de las elecciones generales del 26 de junio provocó una división en el PSOE entre aquellos que pensaban que con 85 diputados no se podía intentar formar gobierno y que era suicida someterse a unos nuevos comicios y los que, liderados por Pedro Sánchez, defendían explorar la formación de un Gobierno alternativo al PP y, si se demostraba imposible, ir de nuevo a las urnas.

La falta de acuerdo y el enfrentamiento entre los partidarios de una y otra postura se evidenció en un bochornoso Comité Federal el 1 de octubre, en el que la intención de Sánchez de convocar un Congreso extraordinario 'express' para elegir una nueva dirección del partido más cercana a sus intereses provocó un levantamiento de los barones, que concluyó con la dimisión de Sánchez después de que fuera derrotada su propuesta de adelantar el Congreso.

Ese mismo día se nombró una Gestora presidida por el presidente de Asturias, Javier Fernández, que planificó un periodo de interinidad más largo de lo normal con el objetivo de pacificar el partido y, al mismo tiempo, propiciar que la figura de Pedro Sánchez se fuera difuminando y cayera en el olvido. Lejos de cumplirse ese pronóstico, Sánchez ha sabido erigirse como el portavoz de los militantes defraudados con el viraje que finalmente dio el PSOE —tras meses de insistencia en el 'no es no' a Rajoy— permitiendo con su abstención una segunda legislatura con Rajoy como presidente de Gobierno.

Y es que Sánchez ha conseguido convertir su derrota en aquel Comité Federal en el principal activo de su campaña. Se ha presentado con éxito como el candidato de las bases frente a los aparatos y las cúpulas del partido y ha rentabilizado a su favor la abstención para que gobernase Rajoy, sobre todo tras las últimas investigaciones de corrupción que afectan al PP. Contra todo pronóstico, Sánchez dio la sorpresa en la presentación de avales a su candidatura a las primarias, quedando a tan solo 6.300 de los que recabó su principal rival, Susana Díaz.

Y todo ello después de haber perdido los pocos apoyos que tenía entre los dirigentes territoriales del partido como la balear Francina Armengol, que pasó a apoyar la candidatura de Patxi López, la primera que se oficializó. Tampoco parece haber penalizado a Sánchez el carecer del altavoz y la proyección de ser diputado en el Congreso, puesto que renunció a su acta horas antes de que el Grupo Socialista se abstuviera en la segunda votación de la investidura de Rajoy.

Esa votación también generó fricciones en el seno del grupo parlamentario, con 15 diputados díscolos que votaron 'no' a Rajoy, y que fueron castigados con una multa de 600 euros. Algunos perdieron también las portavocías que ejercían en el Congreso. Siete de los díscolos pertenecían al PSC, lo que abrió una crisis con la formación liderada por Miquel Iceta. Fue necesaria la creación de una Comisión bilateral formada por el partido catalán y representantes de la Gestora del PSOE para reconducir la situación. Una entrevista a finales de noviembre entre Díaz e Iceta en Sevilla contribuyó a sellar la paz, con el catalán comprometiéndose a mantener una actitud neutral en unas futuras primarias. A pesar de ello, Sánchez barrió a Díaz en avales en Cataluña, con 6.058 frente a 974.

Hablando de la recogida de avales -primera muestra del apoyo que tienen entre los afiliados- Díaz, que cuenta con el apoyo de los aparatos de la formación, sacó al economista madrileño tan sólo 6.539 firmas de diferencia, por lo que la elección se presenta reñida. Con resultados definitivos, Díaz presentó 60.231 avales, Sánchez, 53.692 avales y López, 10.866 avales.

Los militantes socialistas podrán votar este domingo en 2.907 centros de votación habilitados en toda España, incluidas las islas Canarias y Baleares, y Ceuta y Melilla, pero también podrán participar en la jornada los afiliados que se encuentren en las ciudades europeas de Bruselas, París, Berlín, Londres, Ginebra y Laussane, y en América Latina, en Santiago de Chile, Bogotá, Ciudad de México, Guadalajara (México), Ciudad de Panamá, Lima, Montevideo, Caracas, Buenos Aires, Rosario (Argentina) y Santo Domingo.

Será necesaria la presentación del DNI, pasaporte o carné de conducir para ejercer el derecho de voto. Aunque a muchos militantes les hace ilusión votar con el carné del partido, al no llevar fotografía no es un documento válido para identificarse en estas primarias, por lo que deberá acompañarse de alguno de los documentos oficiales mencionados.

A las 21.00 horas se cierra la votación

La mayoría de los centros permanecerá abierto entre las 10.00 horas hasta las 20.00 horas, salvo los locales de aquellas agrupaciones pequeñas, de menos de 100 afiliados, a las que se permitirá abrir en una franja mínima de cuatro horas. En Canarias y América Latina, los centros cerrarán a las 21.00 hora peninsular.

A las 15.00 horas Ferraz dará a conocer un avance de participación, que se espera sea elevada, a juzgar por los afiliados que han avalado con su firma a los candidatos, que representan un 68 por ciento del censo de militantes.

Cuando hayan cerrado todos los centros de votación, a las 21.00 en la Península, se prevé difundir los primeros datos del escrutinio. En torno a las 23.30 horas se espera tener un resultado casi definitivo. Los tres candidatos se desplazarán por la tarde a la sede madrileña de Ferraz para seguir el recuento desde los espacios que el partido les ha habilitado a cada uno en la tercera planta de la sede.

Lo que no está claro a día de hoy es quién o quiénes comparecerán ante los medios de comunicación (hay más de 200 periodistas acreditados) para dar a conocer el resultado, que será definitivo el miércoles 24, cuando se hayan visto las eventuales impugnaciones presentadas.

En un proceso único en el panorama político español, más de 12.000 personas, entre afiliados y trabajadores de la organización, colaborarán para permitir el desarrollo normal de la jornada.

El candidato o candidata elegido no tendrá capacidad ejecutiva hasta su ratificación en el Congreso que el PSOE celebrará los próximos 17 y 18 de junio. De manera que hasta esa fecha, la dirección del partido seguirá recayendo en la Gestora que preside el asturiano Javier Fernández.

Sánchez cierra campaña en Madrid

El ex secretario general del PSOE y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha alertado del "riesgo de involución democrática" del programa electoral de su principal contrincante en la batalla por el liderazgo del PSOE, Susana Díaz, y ha pedido el voto para "rescatar" al partido de la abstención en la investidura de Mariano Rajoy.

Para el aspirante a liderar el PSOE, muchas de las propuestas de Díaz son "todo lo contrario" a lo que "siempre" ha defendido la organización. Concretamente, ha cargado contra las pretensiones que, a su juicio, tiene la presidenta andaluza de "esconder a la militancia" y contra la iniciativa de dar créditos a jóvenes estudiantes: "La educación es un derecho, no un endeudamiento", ha subrayado.

Sánchez ha reunido a miles de personas en el madrileño parque de Berlín, el lugar escogido por su candidatura para cerrar la campaña a las primarias socialistas a 24 horas de que arranque la votación para elegir al nuevo líder del partido.

Susana Díaz en Extremadura, con el apoyo de Vara

La candidata a la Secretaría General del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha mostrado convencida de que este domingo será un "gran día" para España porque el PSOE empezará a levantarse, con unidad, para hacerse cargo del país, porque los ciudadanos lo están esperando.

Susana Díaz se ha desplazado este sábado, último día de la campaña de las primarias, que se celebrarán este domingo, a la localidad de Trujillo, en la provincia de Cáceres, donde ha estado acompañada por el secretario general de los socialistas extremeños y presidente de la comunidad, Guillermo Fernández Vara, que ha sido uno de sus principales apoyos en su carrera a la Secretaría General del PSOE.

Tanto en declaraciones a los periodistas como en un encuentro con militantes de Trujillo, Susana Díaz se ha mostrado convencida de que mañana va a ser "un día grande para el PSOE y para España". Ha indicado que está contenta, feliz y agradecida del cariño y del apoyo que ha recibido por todos los territorios durante la campaña y que ello va a servir para que "mañana levantemos al PSOE y sea un día grande para el partido y España".

Patxi López, arropado en Bilbao

El ex lehendakari y candidato a la Secretaría General del PSOE, Patxi López, ha pedido este sábado "el voto útil para salvar al PSOE, sin "ofrecer cabezas cortadas" ni "pasar a cuchillo a nadie". "Lo único que puede salvarnos de derrotarnos a nosotros mismos es la concordia de todos, es el pacto de unidad para construir juntos un nuevo proyecto de socialismo exigente", ha asegurado.

Además, ha advertido de que el ex líder del Partido Socialista Pedro Sánchez y la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, no buscan "la integración" de su formación, sino "pasar factura el uno al otro" este domingo. Por ello, ha instado a "parar las máquinas de guerra, los insultos, el odio entre compañeros y el deseo de revancha".

En un acto celebrado en Bilbao ante la estatua del histórico dirigente del PSOE Ramón Rubial, en el último día de su campaña a las elecciones primarias, que ha reunido a más de 600 personas, López ha pedido a los asistentes "un último esfuerzo" para sumar apoyos a su candidatura, "la de la unidad y las propuestas".

"Hay que convencer a nuestros compañeros de que lo importante este domingo no es elegir entre Pedro, Susana o Patxi. Lo importante es cómo recuperamos al PSOE, es ver cómo votamos para acabar con el enfrentamiento entre socialistas. Lo más importante no es el día 21, sino qué vamos a hacer el día 22", ha puntualizado.