Los 27 coinciden sobre la necesidad de ampliar el radio de acción de la misión contra los piratas en Somalia

Los 27 estudian ayudar a la seguridad de Somalia a través del entrenamiento de policías y militares somalíes fuera del país

BRUSELAS, 18 (EUROPA PRESS)

Los ministros de Defensa y de Exteriores de la Unión Europea coincidieron hoy de manera "unánime" en la necesidad de ampliar hasta las islas Seychelles el marco de protección de la misión europea Atalanta para combatir los actos de piratería en aguas próximas a Somalia, así como extender su duración más allá de los doce meses previstos, informó hoy la titular de Defensa, Carme Chacón.

En rueda de prensa al término de las reuniones celebradas en Bruselas, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, explicó que aunque este lunes "no se tomaron decisiones operativas", España presentó las "urgencias y necesidades" que existen sobre el terreno y que su petición para ampliar la misión recibió un "eco favorable".

Fuentes del Consejo explicaron que los Veintisiete han querido dar un "empuje político" a una misión que consideran exitosa pero con la que todos coinciden en que hay que "seguir avanzando", especialmente en lo que se refiere a la ampliación de la zona de protección. La unanimidad mostrada por los ministros marca el "inicio del proceso" para que la extensión se produzca "pronto", añadieron.

Después de seis meses --la operación se lanzó en diciembre de 2008 con una duración prevista de un año--, los ministros europeos creen que ha funcionado "muy bien" y ha aumentado la seguridad en el golfo de Adén. Sin embargo, admiten que el problema de la piratería continúa en el Índico y por tanto consideran "lógico" plantear su prórroga, explicaron las mismas fuentes.

A este respecto, la ministra Chacón aseguró en declaraciones a los medios que la misión continuará "mientras continúen los actos de piratería". Los titulares de Defensa también son conscientes de que la presión en la zona ha desplazado a los piratas hacia el sur y se acercan a las aguas en las que faena la flota comunitaria, incluidos varios atuneros españoles, con lo que quedan en situación de riesgo los buques más vulnerables.

La semana pasada, además, la autoridades de las islas Seychelles pidieron por carta al Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Javier Solana, colaboración europea para proteger su zona económica exclusiva.

En declaraciones previas a la reunión, el secretario de Estado de Defensa francés, Jean-Marie Bockel, advirtió de que una ampliación de la operación hacia las Seychelles implicaría incrementar en un "15 ó 20% los medios" de la misión. No en vano, supone doblar al menos la extensión del territorio al que ya da cobertura Atalanta, en un espacio que representa tres veces el mar Mediterráneo.

Chacón señaló que el número de nuevos efectivos o nuevas capacidades que podrían sumarse a la operación europea se conocerá más adelante puesto que se trata de una cuestión que debe ser abordada en reuniones "más técnicas sobre generación de fuerzas".

De cualquier modo, España defendió durante el encuentro de ministros que debe ponerse en marcha "tan pronto como sea posible" la ampliación del marco de actuación hacia las islas Seychelles, habida cuenta de la "especial vulnerabilidad" de los buques de pesca que ya están faenando en la zona.

La titular española también abogó por aumentar el número de aviones de patrulla marítima --España contribuye con un P3 Orión-- por ser parte de las capacidades "más urgentes" y que ya operan "al máximo de su capacidad de vuelo".

Aseguró que "bastantes países" expresaron la posibilidad de ofrecer "nuevas contribuciones" para participar en la misión europea, pero aclaró que durante el periodo en que España está asumiendo el mando de la operación, la contribución española se mantendrá con "los efectivos que actualmente tenemos".

CONTRIBUIR A LA SEGURIDAD EN SOMALIA

Los ministros europeos invitan en sus conclusiones a la Comisión Europea y al Consejo de la UE a "estudiar los medios que permitirán contribuir más al sector de la seguridad (en Somalia), incluida la fuerza de seguridad nacional, con el apoyo de la estrategia del gobierno federal de transición".

En la práctica esto supone un mandato para iniciar el estudio de las distintas opciones para ayudar a Somalia, un país convertido en Estado fallido con continuos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los grupos islamistas.

La idea es la eventual contribución a la "formación y entrenamiento de contingentes de policías y militares" de Somalia, pero "siempre fuera del país". "Dentro no es posible", explicaron fuentes del Consejo, porque "no hay un Estado de derecho".

Queda por ver de qué forma se llevaría a cabo este plan, teniendo en cuenta, por ejemplo, experiencias similares de formación en otros países como República Democrática del Congo o Guinea Bissau, centros de entrenamiento de Naciones Unidas.