Economía/Empresas.- Chávez avisa de que la filial venezolana del Grupo Santander "no vale lo que valía hace un año"

CARACAS, 22 (EUROPA PRESS) El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reiteró anoche (madrugada hora española) su intención de nacionalizar el Banco de Venezuela, filial del Grupo Santander en el país iberoamericano, aunque alertó a los dirigentes del grupo español que "ese banco no vale lo que valía hace un año". "Ya lo hemos dicho. Se nacionaliza", indicó el mandatario venezolano durante un discurso televisado en el que anunció las medidas adoptadas por su Gobierno para hacer frente a la crisis. Chávez instó a su ministro de Finanzas, Ali Rodríguez, a que agilice la nacionalización de la entidad y avisó de que "ese banco hoy no vale lo que valía hace un año". "No vengan como los argentinos aquellos que querían pedirnos medio país por Sidor", en referencia a la empresa Ternium, principal accionista de la siderúrgica Sidor, que fue nacionalizada tras largas negociaciones entre el Gobierno y la empresa argentina, prolongadas en el tiempo por las dificultades para alcanzar un acuerdo sobre el precio de la transacción. El Grupo Santander compró en diciembre de 1996 el 80 por ciento de las acciones del Banco de Venezuela, tercera máxima institución financiera del país, en una subasta por 301,1 millones de dólares (unos 220,7 millones de euros). El banco que dirige Emilio Botín lleva un tiempo intentando cesar sus negocios en el país, debido a la escasa estabilidad en la legislación, a pesar de que obtuvo en Venezuela un beneficio atribuido de 179 millones de euros en 2007, un 33,8 por ciento más sin tipo de cambio. El pasado jueves, Chávez anunció que seguiría adelante con su objetivo de nacionalizar la filial del grupo Santander, e indicó que a pesar de las últimas informaciones al respecto, nunca se echó atrás en este proyecto. Chávez amenazó con nacionalizar la filial venezolana del Santander el pasado verano, afirmando que la operación podría cerrarse "de forma inminente" dado el interés de ambas partes en alcanzar un acuerdo satisfactorio. No obstante, hace menos de dos semanas, el Ejecutivo bolivariano indicó que retrasaría al menos por este año la nacionalización de la filial local por los escasos ingresos petroleros del régimen como consecuencia de la crisis financiera global, lo que dificultaría la operación, según señalaron fuentes conocedoras de la situación.