Economía.- Fernández no se reunirá con directivos de Marsans y reitera que la expropiación de AA se ajusta a la ley

Zapatero admite las discrepancias sobre Aerolíneas, pero niega que esta cuestión empañe las excelentes relaciones entre ambos países MADRID, 9 (EUROPA PRESS) La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, señaló hoy que no tiene previsto reunirse con los directivos del grupo Marsans, en relación al proceso de expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral, y reiteró que dicho proceso se ha realizado "en el marco de las instituciones" con el objetivo de garantizar el servicio público de dichas compañías. En una rueda de prensa conjunta con el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, tras reunirse ambos en Moncloa, Fernández aseguró que la expropiación de Aerolíneas no fue "buscada" por el actual Gobierno argentino, ni por el anterior, pero admitió que al tratarse de garantizar un servicio público decidió que las instituciones parlamentarias "tomaran cartas en el asunto". "Tomé la decisión de llevar el asunto al Parlamento para dar continuidad a un servicio público esencial para los argentinos como es el de la conectividad aérea en un momento de gran intensidad", afirmó Fernández, quién añadió que todas las decisiones al respecto serán analizadas en el marco de las instituciones con el mismo objetivo. Fernández apuntó que para garantizar la continuidad del servicio de Aerolíneas, controlada por el Estado argentino desde el pasado mes de julio, el Gobierno ha llegado a un acuerdo con los siete gremios de la compañía, uno de los elementos fundamentales para la viabilidad de la aerolínea, junto a los planes de inversión en aviones que la compañía de bandera argentina tendrá que realizar y que la presidenta evitó concretar. "Yo ya dije que no me hubiera gustado tener que tomar esta decisión, me hubiera gustado que no hubiera problemas y que hubiera sido un éxito, pero no ha sido así", indicó Fernández, quién apuntó que la "película debe tomarse y verse desde donde empieza hasta donde acaba". No obstante, Fernández destacó que, pese a que la cuestión de Aerolíneas debe ser el 1% de las relaciones comerciales entre España y Argentina que no ha cuajado, las relaciones bilaterales entre ambos países son "excelentes". ZAPATERO CONFÍA EN QUE SE AVANCE EN LAS NEGOCIACIONES. Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, rechazó que haya habido "tensión" en las relaciones bilaterales entre ambos países, que calificó de "excelentes", aunque admitió ciertas discrepancias en relación a la expropiación de Aerolíneas Argentinas al grupo Marsans, empresa española a la que el Gobierno "respalda". "Hemos tenido y tenemos discrepancias en Aerolíneas", admitió Zapatero, quién confió en que las negociaciones entre Marsans y el Gobierno argentino "avancen positivamente" y "no empañen las relaciones" entre ambos países. Zapatero destacó que a Argentina y a España les "unen grandes vínculos económicos" y recordó que España es actualmente el segundo país en volumen de inversión en el país argentino y subrayó que en los últimos cinco años se ha intensificado dicha inversión convirtiéndose en el país con más inversión en Argentina, donde ya están presentes unas 600 empresas, entre ellas "las mayores empresas españolas". El presidente del Ejecutivo aseguró que las empresas españolas "están para quedarse", pese ha haber pasado por "tiempos difíciles" y apuntó que el Gobierno siempre ha querido apoyar dichas inversiones. "Apostaremos por las inversiones de nuestras empresas porque tenemos confianza en el futuro de Argentina", añadió. En este sentido, Zapatero subrayó que la responsabilidad social de las empresas españolas es "un valor" que el Gobierno espera defender y que discurre "positivamente en el 99%" de los temas comerciales que unen a ambos países. Finalmente, destacó que España es uno de los países de mayor apertura en inversión extranjera, situándose en el cuarto o quinto lugar en volumen de inversión. Así, Zapatero recordó que sólo en 2008 se han recibido 50.000 millones de euros procedentes de inversiones extranjeras, lo que contribuye significativamente al desarrollo del país y a crear riqueza.