IU apostará en Europa por nacionalizar sectores estratégicos como la banca, la energía o el transporte

OVIEDO, 3 (EUROPA PRESS)

Izquierda Unida apoyará desde la Unión Europea la nacionalización de sectores que considera estratégicos dentro del actual sistema económico, como son el energético, el naval, el del transporte o parte de la banca. Se trata de medidas que constituyen "una alternativa para reformular el proyecto europeo".

Fueron declaraciones del candidato de este partido a las próximas elecciones europeas, Willy Meyer, quien hoy ofreció en Oviedo una rueda de prensa para anunciar la postura que defenderá su partido de cara a estos comicios y a su papel como eurodiputado en la siguiente legislatura.

Meyer se mostró seguro de que Europa no superará los actuales problemas económicos "si no se modifica el modelo", y advirtió de que dicho modelo "se pretende formular sobre la base de la no intervención en la economía". "Si no se interviene en la economía no se sale de la crisis", añadió.

Por este motivo, defendió la recuperación de sectores estratégicos privatizados como la energía, los transportes, el naval, el agua, el correos o la banca, para "dar un giro copernicano al modelo de crecimiento". Concretamente, respecto a la banca entendió que "ya tenía que tener una parte nacionalizada", e insistió en que "no se pueden ingresar presupuestos públicos a un sector que sólo busca beneficios".

Desde su punto de vista, la actual Constitución Española tiene capacidad para realizar una planificación de esta forma y la UE también. "Es posible en España y es posible en Europa", por lo que mostró la intención de su partido de favorecer que "se cambien las directrices y normas europeas que impiden dicha intervención económica".

Criticó por otra parte el resultado de la reunión del G-20 en Londres, cuya principal conclusión es el destino de un billón de dólares a la recuperación económica. "Ese dinero se pone en manos de las instituciones que debieron impedir los flujos especulativos y poner en riesgo la economía", afirmó. Desde su punto de vista, "es positiva la publicación de los paraísos fiscales actuales", pero consideró que "hay posibilidades legales de impedirlos.

Meyer tiene claro que lo que está en crisis "es un sistema", y abogó por el cambio del mismo.

ABSTENCIÓN

Mostró su preocupación por la creciente abstención en las elecciones a la UE, que en la última convocatoria (2005) alcanzó el 54,4% y culpó de ello a los actuales gestores de la UE, a los que acusó de empeorar las condiciones de trabajo y los derechos sociales, motivo por el que el ciudadano se desentiende, a su juicio, de estos comicios.

Recordó también el caso de Irlanda, país cuyos ciudadanos rechazaron la Constitución europea, motivo por el que se pretenden convocar una nueva consulta. "¿Para qué sirve el voto, si hay que repetir la votación?", preguntó.