Abbas defiende la Iniciativa de Paz Árabe en sus actuales términos

JERUSALÉN, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente palestino, Mahmud Abbas, defendió hoy desde El Cairo la Iniciativa de Paz Árabe, es decir, el reconocimiento y la paz con Israel ofrecida por los Estados de la Liga Árabe a cambio de la vuelta a las fronteras de 1967 y una solución justa para los refugiados palestinos expulsados.

"Hemos propuesto la aplicación de la Iniciativa de Paz Árabe, que se basa simplemente en la retirada de Israel de los territorios palestinos y árabes ocupados a cambio de la normalización de las relaciones de todos los países árabes e islámicos. El plan fue publicado el viernes en 'The Washington Post'. Los países árabes, sin embargo, deben ver pasos prácticos por parte de Israel antes de que tomen decisión alguna", explicó.

Abbas afirmó que cree que el presidente estadounidense, Barack Obama, y su Administración abordan con seriedad la posibilidad de un acuerdo, según recoge la agencia de noticias palestina Wafa. En rueda de prensa conjunta con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, desde El Cairo, Abbas indicó que ha informado a su colega sobre la reunión mantenida esta semana en Washington con Obama y altos cargos de su Administración.

"Transmitimos nuestro pésame al presidente Mubarak por la muerte de su nieto. También hablamos de los detalles de la entrevista con Obama, su secretaria de Estado y otros altos cargos estadounidense en Washington", explicó.

Abbas destacó que las autoridades estadounidenses pidieron la congelación del crecimiento de los asentamientos israelíes, incluso de lo que denominan crecimiento natural y que el primer ministro de Israel reconozca la solución de los dos Estados antes del inicio de las negociaciones de paz para que el proceso iniciado en la Cumbre de Annapolis pueda seguir adelante.

Abbas afirmó que no cabe perder más tiempo y que las negociaciones futuras se construyan sobre lo ya acordado tras Annapolis sobre fronteras, Jerusalén, asentamientos o cualquier otro aspecto. "Los israelíes parecen no haber cumplido con sus planes, por lo que los contactos siguen existiendo, pero no se tardará meses, sino semanas", declaró.

"Los israelíes dicen que no quieren condiciones previas, como si lo que pedimos nosotros y Estados Unidos fueran condiciones previas. La solución de los dos Estados y la congelación de los asentamientos no son condiciones previas, sino términos ya recogidos del plan de la Hoja de Ruta, así que no pedimos nada nuevo, sino la aplicación de lo que ya ha sido acordado", indicó.

Con respecto a una posible reconciliación con el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que controla la Franja de Gaza, Abbas indicó que el Gobierno palestino debe comprometerse con los acuerdos ya firmados por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). "No pediremos a las facciones que se adhieran a ellos, sólo al Gobierno", indicó.

Ahora Israel plantea un nuevo argumento para frenar las negociaciones: el discurso anti-israelí. "Queremos recordarles que ya se presentó hace diez años y que se acordó en el Memorándum de Wye River de 1998 que un comité estadounidense-palestino-israelí investigara todas las denuncias de incitaciones. El comité cooperó durante un tiempo, pero después dejó de hacerlo", indicó.

"Lo que pedimos ahora es que el comité reanude sus tareas para investigue las denuncias israelíes de incitación anti-israelí, así como nuestras denuncias, ya que creemos que también hay un discurso de incitación contra nosotros en Israel vehiculado por el curriculum educativo", dijo.