EEUU aboga por la iniciativa de paz árabe como estrategia para crear un Estado palestino

RAMALA (CIJORDANIA), 17 (Reuters/EP)

El enviado especial de Estados Unidos para Oriente Próximo, George Mitchell, abogó hoy por que la iniciativa de paz árabe forme parte de la estrategia estadounidense para crear un Estado palestino.

La iniciativa de paz árabe, adoptada en la cumbre de Beirut en 2002, ofrece a Israel la normalización de las relaciones con todos los países árabes a cambio de que se retire de los territorios que ocupó en la guerra de los Seis Días, en 1967, la creación de un Estado palestino y una "solución justa" para los refugiados palestinos.

"Estados Unidos está comprometido con el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano, en el cual las aspiraciones del pueblo palestino de controlar su destino se cumplan. Queremos que la iniciativa de paz árabe forme parte de los esfuerzos para alcanzar esa meta", dijo Mitchell después de reunirse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, en la ciudad cisjordana de Ramala.

Mitchell se reunió ayer con el nuevo primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien no se ha comprometido a retomar las negociaciones con Abbas, auspiciadas con Estados Unidos, sobre la creación de un Estado palestino, la determinación de sus fronteras, el futuro de Jerusalén y los refugiados palestinos.

Responsables israelíes dijeron que Netanyahu ha trasladado a Mitchell que su Gobierno conservador quiere que los palestinos reconozcan el Estado de Israel como condición previa para la reanudación de las conversaciones. El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dijo que "la nueva condición de Netanyahu sirve solamente al propósito de paralizar el progreso hacia las negociaciones".

El nuevo Gobierno israelí todavía no ha asumido públicamente una postura sobre la iniciativa de paz árabe, pero Netanyahu habló a Mitchell durante el encuentro entre ambos de "la necesidad de implicar en el proceso a importantes Estados árabes moderados", como Egipto, Jordania y Arabia Saudí, según un alto responsable israelí.

Los países árabes "tienen un importante papel que jugar para reforzar el proceso de paz y observamos su mayor implicación en el proceso de paz como algo positivo", añadió la fuente. La próxima parada del norteamericano es Egipto.