El Papa llama a la paz palestino-israelí en la misa de Pascua

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Papa Benedicto XVI pidió en su mensaje del domingo de Pascua por un renovado esfuerzo para conseguir la paz entre israelíes y palestinos unas semanas antes de que visite Tierra Santa por primera vez como pontífice.

El Papa también se acordó de los supervivientes del devastador terremoto que azotó Italia esta semana y animó a todos aquellos que ven incierto su futuro a no perder la esperanza.

"En un momento de escasez de alimentos, de confusión económica, de viejas y nuevas formas de pobreza (...) es urgente redescubrir tierras de esperanza", dijo el pontífice, que llevaba la vestimenta de color dorada y crema típica para la ocasión.

El Papa celebró una misa de Pascua para miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro en el día que los cristianos del mundo entero celebran la resurrección de Cristo.

En la misa matinal el Papa explicó a los creyentes que la resurrección era un "grito de victoria que nos une a todos en el día de hoy".

Después impartió la bendición "Urbi et Orbi" y dijo que llevaría un mensaje de reconciliación en su visita a Tierra Santa del 8 al 15 de mayo.

"La reconciliación, difícil pero indispensable, es una condición previa para la seguridad mundial y una coexistencia pacífica", afirmó.

"Sólo puede conseguirse a través de esfuerzos sinceros, perseverantes y renovados para resolver el conflicto palestino-israelí", añadió.

El Papa alemán, que cumple 82 años este mes, visitará la capital jordana de Amán antes de llegar a Jerusalén y Nazaret en Israel y Belén, gobernada por palestinos.

Será el primer viaje de un Papa a Tierra Santa desde que Juan Pablo II fuera en el año 2000 y pidiera en el muro de las Lamentaciones de Jerusalén perdón a Dios por las ofensas a lo largo de los siglos de los cristianos a los judíos.

La visita se celebra tras la peor crisis entre católicos y judíos en medio siglo después de que Benedicto XVI anulara la excomulgación del obispo británico Richard Williamson, que dijo en enero que no fallecieron más de 300.000 judíos en los campos de concentración nazi, en lugar de los seis millones que los historiadores afirman que perecieron.

Williamson también dijo que no creía que hubiese habido cámaras de gas en los campos de concentración.

Las celebraciones de la Pascua en el Vaticano se llevaron a cabo a la vez que muchos italianos tenían los ojos puestos sobre las víctimas del devastador terremoto del lunes, que mató al menos a 293 personas.

El Papa, que dice que visitará la zona de los Abruzzos pronto, se acordó de aquellos que "sufren por el terremoto". El viernes Santo, pidió por que los supervivientes no perdieran la esperanza a pesar de la tragedia.

El terremoto dejó sin hogar a unas 40.000 personas