El Papa se reúne con Abas y pide un estado palestino

BELÉN, Cisjordania (Reuters) - El Papa Benedicto XVI pidió el miércoles una patria palestina soberana, después de llegar a Belén para pasar un día de visita en la Cisjordania ocupada por Israel.

"La Santa Sede apoya el derecho de vuestro pueblo a una patria palestina soberana en la tierra de vuestros antepasados, segura y en paz con sus vecinos, dentro de fronteras reconocidas internacionalmente", dijo el pontífice durante un discurso en Belén en el palacio del presidente palestino, Mahmud Abas.

Los palestinos esperan que la visita del Papa a Cisjordania, y en particular al lugar de nacimiento de Jesucristo, llame la atención sobre sus dificultades bajo la ocupación israelí.

Benedicto XVI, nacido en Alemania, fue recibido por Abas en Belén en el tercer día de su visita a Tierra Santa, que se ha visto marcada por las críticas israelíes por no haber mostrado suficiente comprensión por el sufrimiento judío durante el Holocausto nazi.

Las fuerzas de seguridad cerraron muchas calles de la ciudad, y cientos de personas se arremolinaron en torno a la Iglesia de la Natividad, situada en el punto reverenciado como el lugar de nacimiento de Jesucristo, en el Plaza del Pesebre, donde más tarde celebrará una misa matinal.

El martes, durante una misa a la que asistió el pontífice, el patriarca Fuad Twal insistió en las aspiraciones del pueblo palestino por un "estado libre e independiente".

El propio Papa, a su llegada el lunes a Israel, reafirmó el apoyo del Vaticano a un estado palestino, un concepto que el nuevo primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha sido reacio a aceptar como un resultado necesario de las negociaciones.

Para explicar el impacto de la ocupación israelí en sus vidas, los palestinos han levantado un pequeño teatro al aire libre junto al gran muro de cemento que forma parte de la barrera que Israel está construyendo en y en torno a Cisjordania.

Israel afirma que necesita la barrera para evitar los atentados suicidas y otras amenazas para su pueblo. Por su parte, los palestinos dicen que han ignorado las órdenes israelíes de no completar el teatro. No está claro si el Papa lo utilizará cuando hable en el campo de refugiados de Aida.

El martes, un portavoz del Parlamento israelí evocó la pertenencia del Papa a las Juventudes Hitlerianas en su adolescencia, y le recriminó sus comentarios del día anterior en el monumento levantado en el país en memoria de los seis millones de judíos que murieron en el Holocausto.

Más tarde, un portavoz del Vaticano afirmó que Benedicto XVI no había sido un "participante activo" del movimiento nazi y que fue reclutado contra su voluntad. Después sirvió en las Fuerzas Armadas alemanas.

El Papa celebrará el jueves una misa en Nazaret, en el norte de Israel, donde se cree que creció Jesús. La región de Galilea en la que se encuentra es el lugar de residencia de la mayoría de los 154.000 cristianos del país, y donde el jefe de estado del Vaticano se reunirá con Netanyahu.

El viaje del pontífice termina el viernes, cuando regresará a Roma.