Israel impide la conmemoración de Jerusalén como capital cultural árabe

  • Jerusalén, 21 mar (EFE).- Las fuerzas de seguridad de Israel impidieron hoy los actos de celebración de Jerusalén como capital cultural del Mundo Arabe durante 2009, y detuvieron a una veintena de palestinos que asistían a la conmemoración.

Israel impide la conmemoración de Jerusalén como capital cultural árabe

Israel impide la conmemoración de Jerusalén como capital cultural árabe

Jerusalén, 21 mar (EFE).- Las fuerzas de seguridad de Israel impidieron hoy los actos de celebración de Jerusalén como capital cultural del Mundo Arabe durante 2009, y detuvieron a una veintena de palestinos que asistían a la conmemoración.

Soldados y policías israelíes prohibieron la entrada en la vieja ciudadela a grupos de jóvenes que coreaban canciones, portaban banderas palestinas y pretendían llegar a la explanada de la mezquitas, en el conocido como Monte del Templo.

Las fuerzas de seguridad de Israel también impidieron diversos actos programados en varias ciudades de Cisjordania para celebrar la designación de Jerusalén como capital cultural árabe durante este año, de acuerdo con una decisión de la Liga Arabe.

Ante la prohibición israelí, El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el moderado Mahmud Abás, celebró la conmemoración en Belén, donde pronunció un discurso en el que acusó al Estado judío de practicar la "limpieza étnica" en Jerusalén.

Abás explicó que el objetivo de Israel es "cambiar la composición demográfica de la ciudad" con el asentamiento de población judía, pero aseguró que esa política "no ha tenido éxito" y que Jerusalén sigue siendo "el corazón y el alma" del pueblo palestino.

No obstante sus críticas, el presidente de la ANP precisó que está dispuesto a reanudar las negociaciones para la creación de un estado palestino, suspendidas desde la ofensiva militar israelí de los pasados diciembre y enero en la franja de Gaza.

Abás instó al "próximo gobierno israelí" a retomar los contactos bajo la fórmula de "dos estados para dos pueblos".

El llamamiento coincide con los intentos del líder del partido conservador Likud, Benjamín Netanyahu, de conformar una mayoría parlamentaria que le permita liderar el nuevo gobierno israelí, que según todos los indicios tendrá carácter de derecha radical.

Netanyahu y los partidos con los que negocia la formación de ese ejecutivo son contrarios a la negociación y mantienen una postura intransigente con las reivindicaciones nacionales palestinas, que tienen como prioridad el establecimiento de un estado independiente con capital en Jerusalén Oriental, de mayoría árabe.