Israel.- Netanyahu y Barak llegan a un acuerdo preliminar de gobierno que obligará a proseguir las negociaciones de paz

JERUSALÉN, 24 (EUROPA PRESS) El primer ministro designado y líder del Likud, Benjamín Netanyahu, y el ministro saliente de Defensa y líder del Partido Laborista, Ehud Barak, llegaron esta mañana a un acuerdo preliminar de gobierno, que aún deberá ser ratificado por la ejecutiva laborista, que otorgará cinco ministerios al partido de Barak y obligará a continuar con las negociaciones de paz, según informaron hoy los medios de comunicación israelíes. El acuerdo preliminar de coalición, que deberá ser ratificado esta tarde por la ejecutiva del Partido Laborista --muchos de cuyos miembros se oponen a un acuerdo de gobierno con los derechistas del Likud--, concede a los laboristas cinco carteras ministeriales, dos viceministerios y la presidencia de una comisión parlamentaria, según la edición digital del diario 'Yediot Aharonot'. Asimismo, según la edición digital del diario 'Haaretz', el acuerdo implica que Israel deberá proponer un plan amplio de paz y cooperación en Oriente Próximo, continuar con las negociaciones con los palestinos y comprometerse a cumplir los acuerdos de paz una vez hayan sido firmados. Concretamente, según la radio pública, el acuerdo incluye una cláusula que obligará a Netanyahu a respetar "todos los acuerdos diplomáticos e internacionales alcanzados hasta la fecha" con los palestinos, que pretenden constituir un Estado propio en virtud de los acuerdos de Oslo de 1993. Aparte, el gobierno de coalición también deberá hacer cumplir la ley en lo referente a los asentamientos judíos ilegales de Cisjordania. Este acuerdo será analizado esta tarde por el comité central del Partido Laborista, que deberá aprobarlo o rechazarlo, según 'Haaretz'. Barak tiene previsto pedir a su partido que se le conceda el poder de designar a los diputados que ocupen las carteras ministeriales, una demanda que no tiene precedentes y que obligará a modificar los estatutos internos laboristas. En caso de que Barak consiga la aprobación de la ejecutiva, el acuerdo profundizará las divisiones internas del partido. Más de la mitad de los parlamentarios laboristas --siete, de un total de trece-- se oponen al acuerdo de gobierno con el Likud. Todo da a entender que la votación será muy estrecha y, según 'Haaretz', nadie se atreve a pronosticar un resultado. Netanyahu ya ha llegado a un acuerdo de gobierno con la formación ultraderechista Yisrael Beitenu y con el partido ortodoxo judío Shas, pero su deseo es establecer un gobierno de corte menos derechista para evitar problemas con el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien ha abogado por la continuación de las negociaciones con los palestinos. De aprobarse el acuerdo con los laboristas, Netanyahu contaría con el apoyo de 66 de los 120 diputados de la Knesset.