Los ministros de UE y el Magreb piden a Israel convivir con un Estado palestino

  • Córdoba, 21 abr (EFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores europeos del Mediterráneo Occidental y los del Magreb, reunidos en el llamado foro 5+5, han hecho hoy un llamamiento para que Israel conviva en paz y seguridad con el Estado palestino y frene los asentamientos de colonos contrarios a la legalidad internacional.

Córdoba, 21 abr (EFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores europeos del Mediterráneo Occidental y los del Magreb, reunidos en el llamado foro 5+5, han hecho hoy un llamamiento para que Israel conviva en paz y seguridad con el Estado palestino y frene los asentamientos de colonos contrarios a la legalidad internacional.

El mensaje se ha consensuado en Córdoba en la VII reunión ministerial del 5+5 celebrada, asociación que agrupa a España, Portugal, Francia, Italia y Malta -por la UE- y a Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia -por el Magreb- para fomentar la cooperación entre ambas orillas del Mediterráneo.

En la declaración final del foro, apadrinado en esta ocasión por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, los diez países defienden la reanudación de las negociaciones para alcanzar una paz "global, justa y duradera" en Oriente Próximo sobre la base de los dos Estados, el israelí y el palestino.

También exigen la apertura de los pasos fronterizos en la Franja de Gaza y el fin de los asentamientos judíos, incluyendo Jerusalén Este, al tiempo que abogan por la reconciliación entre los palestinos de Hamás y de la Autoridad Nacional Palestina.

"Israel quizá tenga derechos, pero sobre todo tiene obligaciones con su países vecinos y con el resto de la comunidad internacional", ha asegurado el ministro marroquí de Exteriores, Taib Fassi Fihri, en la rueda de prensa ofrecida con Moratinos al término de la reunión organizada en el Palacio de Congresos de Córdoba.

Moratinos ha pedido la movilización de todos los actores implicados en Oriente Próximo para encontrar una salida a un conflicto que afecta directamente al Mediterráneo Occidental.

Aunque en la reunión no se ha tratado el episodio protagonizado ayer por el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, en la Conferencia sobre Racismo de la ONU en Ginebra, en la que acusó de "racista a Israel", el ministro de Exteriores ha aprovechado para expresar el "rechazo total" de España ante este tipo de comentarios.

Moratinos y Fassi Fihri han presidido la cita del 5+5, en la que han destacado las ausencias de sus colegas de Francia, Bernard Kouchner, y de Italia, Franco Frattini.

Tampoco ha habido representación ministerial por parte de Malta, mientras que sí han estado los jefes de la diplomacia de Portugal y de los cinco países magrebíes, junto al secretario general de la Unión del Magreb Árabe, Habib Ben Yahia.

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero Waldner, asistió a la cena de trabajo celebrada anoche en el Alcázar de los Reyes Cristianos, pero delegó en un alto funcionario en la sesión de hoy.

El grupo 5+5, creado en 1990, fue el primer gran foro para debatir políticas de cooperación entre las dos orillas del Mediterráneo en áreas como la inmigración ilegal, la defensa, la seguridad o los transportes.

La novedad de la cita de Córdoba es que se extienden los campos de concertación a la educación, el medioambiente y el cambio climático y se da entrada a nuevos actores, como los empresarios y las entidades territoriales.

Aunque los acuerdos del 5+5 no son vinculantes, contribuyen a establecer pautas para diseñar nuevos proyectos y a trabajar en pro de la integración del Magreb, sin entrar en contenciosos como el del Sahara Occidental.

Fassi Fihri, no obstante, ha aprovechado para defender el plan de autonomía para la ex colonia española que Argelia y el Frente Polisario rechazan de plano porque cierra la puerta a la independencia de los territorios saharauis.

Según el ministro marroquí, este plan es una solución "realista" que respeta la legalidad internacional y que España y Francia ven con "simpatía" para avanzar en las negociaciones de paz auspiciadas por la ONU, que permanecen estancadas desde marzo de 2008.

El texto final expresa el apoyo a la iniciativa de la Unión por el Mediterráneo y a que se retomen los trabajos, paralizados desde el pasado verano cuando fue impulsada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En materia migratoria, se reafirma el compromiso de los países de ambas riberas a seguir combatiendo la inmigración ilegal, pero al mismo tiempo, favoreciendo el desarrollo de los países de origen y tránsito y reconociendo sus esfuerzos por combatir los flujos clandestinos.

En opinión de Moratinos, la reunión de Córdoba ha sido "exitosa" y da pie a estudiar la posibilidad de que los jefes de Estado y de Gobierno del 5+5 vuelvan a celebrar una cumbre en 2010, después de que la última fuera en Túnez en 2003.

El ministro ha apuntado como posible sede un país magrebí y como eventual fecha, la segunda mitad del próximo año, después de que se celebre en Túnez la reunión ministerial anual.