Mitchell deja claro a Israel que EEUU apuesta por un estado palestino

  • Jerusalén, 16 abr (EFE).- Ni la "paz económica" de Netanyahu, ni las "fórmulas innovadoras" de Lieberman; el enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, dejó hoy claro a Israel que para la Administración Obama no hay otra solución que dos estados.

Mitchell subraya a Lieberman la necesidad de una solución de dos estados

Mitchell subraya a Lieberman la necesidad de una solución de dos estados

Netanyahu se entrevistará con Obama en la Casa Blanca a finales de mayo

Netanyahu se entrevistará con Obama en la Casa Blanca a finales de mayo

Mitchell deja claro a Israel que EEUU apuesta por un estado palestino

Mitchell deja claro a Israel que EEUU apuesta por un estado palestino

Jerusalén, 16 abr (EFE).- Ni la "paz económica" de Netanyahu, ni las "fórmulas innovadoras" de Lieberman; el enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, dejó hoy claro a Israel que para la Administración Obama no hay otra solución que dos estados.

"He reiterado al ministro de Exteriores que la política de EEUU favorece una solución de dos estados que supondrá un estado palestino viviendo en paz junto al Estado judío de Israel", dijo Mitchell tras sus primeros contactos con el nuevo gobierno conservador israelí que, hasta ahora, ha evitado comprometerse con una solución que aúna el consenso internacional

Estados Unidos no permitirá al Ejecutivo israelí dormirse en los laureles y, aunque sólo han transcurrido dos semanas desde que entró en funciones, Mitchell ha señalado que su país "espera ver esfuerzos para conseguir una paz completa en toda la región", informó la versión digital del diario Haaretz.

La paz que debe construirse tendrá que ser "completa", lo que excluye el ambiguo concepto de "paz económica" utilizado hasta ahora por el nuevo primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y en "toda la región", lo que exige que haya negociaciones de paz no sólo con los palestinos, sino también con la vecina Siria.

"Estamos comprometidos con dos estados para dos pueblos (...) y actuaremos en consecuencia", dijo Mitchell.

Las demandas al recién estrenado gobierno para que se adhiera al objetivo dar a luz a un estado palestino, no han sido obstáculo para que Mitchell reitere el férreo apoyo de su país al Estado judío.

"El punto de apertura de la política exterior (norte)americana es un compromiso absoluto y fuerte con la seguridad del Estado de Israel y su pueblo", dijo Mitchell al presidente israelí, Simón Peres, con el que se reunió a primera hora esta mañana en Jerusalén.

Peres trató de quitar importancia a la preocupación suscitada por las evasivas del gobierno de Netanyahu de apostar abiertamente por la solución de dos estados y dijo a Mitchell que "no se ha cerrado ninguna puerta hacia la paz" y que "este será un año decisivo en Oriente Medio. No tenemos tiempo que perder".

Según Peres, "la política del presidente (Barak) Obama de lograr la paz en la región es igual que la posición israelí. Israel está interesada en la paz, pero no comprometerá su seguridad".

Ambos también trataron sobre Irán y Peres aprovechó la ocasión para asegurar a Mitchell que "todos los comentarios sobre un posible ataque sobre Irán por parte de Israel son incorrectos: la solución con Irán no es militar".

Ésta es la tercera visita de Mitchell a la región desde que accedió al cargo en enero, pero la primera desde que se estableció el nuevo gobierno conservador de Israel, cuyo ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, aseguró en su toma de posesión no estar vinculado por el proceso de paz de Annapolis, impulsado por EEUU y que tenía por objeto la creación de un estado palestino.

En su reunión con Michell, Lieberman, que además de titular de Exteriores es viceprimer ministro y principal apoyo de Netanyahu en la coalición de gobierno, revisó los procesos de paz a lo largo de los últimos años y apuntó que el "enfoque tradicional" no ha logrado hasta ahora "ni resultados ni soluciones", según informó su oficina en un comunicado.

Los anteriores primeros ministros israelíes estaban preparados a hacer "grandes concesiones", y la política del Ejecutivo de Olmert y Livni en ese sentido "tuvieron como resultado la Segunda Guerra del Líbano, la Operación Plomo Fundido, la ruptura de relaciones con Qatar y Mauritania y el hecho de que el soldado Gilad Shalit continúe cautivo" en Gaza, dijo Lieberman.

"El Gobierno israelí tendrá que formular nuevas ideas y un nuevo enfoque", dijo el ministro al enviado estadounidense, a quien señaló que su país "espera un apoyo absoluto de la comunidad internacional en la cuestión de seguridad".

Tras entrevistarse esta tarde con el jefe de las Fuerzas Armadas, Gabi Ashkenazi y la líder de la oposición, Tzipi Livni, Mitchell pondrá fin a su agenda oficial en Israel con un encuentro con Netanyahu, con quien también tratará sobre la postura de su Ejecutivo respecto a la paz.

Mañana se entrevistará en Ramala con las autoridades palestinas y, posteriormente, viajará a Egipto desde donde se dirigirá a la última escala de su gira por Oriente Medio, Arabia Saudí.