Netanyahu nombra a su Gobierno, ofrece paz a los palestinos

JERUSALÉN (Reuters) - Benjamin Netanyahu sometió a su Gobierno de derecha a la aprobación del Parlamento el martes y garantizó a los líderes palestinos que la paz con Israel era posible.

Netanyahu, cuyo partido derechista Likud emergió victorioso tras una negociación política tras las elecciones del 10 de febrero, también criticó a Irán y al "islamismo extremista" por amenazar la existencia del Estado judío.

"El mayor peligro para la humanidad y nuestro Estado de Israel proviene de la posibilidad de que un régimen radical obtenga armas nucleares", dijo, en referencia indirecta a Irán.

Volviendo al poder 10 años después de ser derrotado en elecciones para el cargo de primer ministro, Netanyahu leyó una lista del gabinete que incluyó al ultranacionalista Avigdor Lieberman como ministro de Asuntos Exteriores. Sus políticas hacia los árabes israelíes despertaron inquietud internacional.

El Parlamento probablemente aprobará los nombramientos después de un debate que podría durar varias horas.

"Quiero decirle al pueblo palestino que si realmente quiere la paz, podemos lograrla", dijo Netanyahu en la sesión del Knesset, interrumpido por abucheos de legisladores árabes y de izquierda.

El nuevo primer ministro ofreció negociaciones en "tres áreas paralelas: económica, diplomática y de seguridad" con la Autoridad Palestina.

Al describir un acuerdo final de paz con el cual los palestinos administrarían sus propios asuntos, Netanyahu no mencionó específicamente el establecimiento de un Estado palestino, una demanda clave del presidente Mahmud Abas, que también tiene el respaldo de Washington.

Sin embargo, su pacto de coalición, que convoca a varios partidos, contiene la promesa de respetar los pactos internacionales de Israel, una fórmula que incluye los acuerdos de la década de 1990 que preveían la formación de un estado palestino.

"Bajo un acuerdo permanente, los palestinos tendrán toda la autoridad necesaria para gobernarse, excepto aquella que amenace la existencia y la seguridad de Israel", dijo.

POSIBLE DESCONTENTO

Si Netanyahu ofrece menos que un compromiso explícito con la llamada solución de dos estados al conflicto palestino-israelí, podría provocar el descontento de Washington y la Unión Europea, que ya ha expresado su postura con respecto al tema.

Responsables palestinos dicen que, para lograr un avance, Netanyahu debe apoyar claramente las negociaciones de paz por un Estado, actualmente congeladas.

El designado primer ministro quiere cambiar el foco de las negociaciones apuntalando la economía palestina en Cisjordania y dejando de lado las cuestiones territoriales que han bloqueado el progreso hacia un acuerdo.

Netanyahu, al igual que su antecesor Ehud Olmert, dijo que Israel -considerado el único país de Oriente Próximo con arsenal nuclear- no tolerará que Irán convierta su programa nuclear en un desarrollo armamentístico. Irán niega estar persiguiendo la proliferación de armas.

En referencia a Irán y al Holocausto, dijo: "El pueblo judío aprendió su lección. No puede darse el lujo de tomarse a la ligera a los líderes megalómanos que amenazan con destruirlo y, en contraste con el terrible trauma que sufrimos el siglo pasado, cuando estábamos desamparados y no teníamos un Estado, hoy no estamos indefensos".

Después de recibir la aprobación, jurará el cargo y reemplazará a Ehud Olmert, cuyo mandato de tres años se caracterizó por la reanudación de las negociaciones con los palestinos, las guerras contra islamistas en Líbano y la Franja de Gaza y el escándalo de corrupción que provocó su renuncia.

Altos cargos, diplomáticos y analistas israelíes pronosticaron que Netanyahu dejará de lado el aislamiento iniciando lentamente conversaciones por el Estado palestino y renovando los acercamientos de paz con Siria.