Netanyahu se compromete con las negociaciones con los palestinos pero evita apoyar la solución de dos Estados

JERUSALEN, 14 (EUROPA PRESS)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió hoy que se implicará en las negociaciones de paz con los palestinos aunque evitó apoyar la solución de dos Estados, después de que rey Abdalá II de Jordania, con quien se reunió hoy, asegurase que es una condición previa para alcanzar la paz en la región.

Netanyahu aseguró que va a promover negociaciones con los palestinos y que tiene la intención de realizar negociaciones diplomáticas, de seguridad y económicas, por separado. Aun así, no se implicó en la posible solución de dos Estados que promueven tanto los países árabes como Estados Unidos, y aseguró creer en "cambiar la situación sobre el terreno", informó el diario israelí 'Haaretz'.

El mandatario explicó que planea reforzar las fuerzas de seguridad palestinas y promover proyectos económicos, mientras se desarrollan las conversaciones. Añadió que la futura implicación de las potencias regionales fortalecerá "el círculo de la paz", a pesar de que Abdalá II presionó al primer ministro para que "declarase inmediatamente su compromiso con una solución de dos Estados", según un comunicado del Palacio Real.

El rey resaltó que la solución de la creación de un Estado palestino es una condición previa para alcanzar la paz en la región, según informó la agencia estatal jordana Petra. "La iniciativa de paz árabe ofrece una oportunidad histórica para la paz que podría restaurar los derechos de los árabes y proporcionar seguridad a Israel", indicó el monarca, que advirtió asimismo de las consecuencias de desaprovechar esta oportunidad para la seguridad en la región. En este sentido, recordó que "hay consenso en la comunidad internacional acerca de que no hay alternativa" a dicha solución.

Además, el mandatario jordano abogó por suspender la expansión de los asentamientos judíos, retirar los controles de carretera, aliviar el embargo impuesto a los palestinos y emprender una negociación seria entre la Autoridad Palestina y el Gobierno de Israel para acordar una solución cuanto antes.

Concretamente, Abdalá II criticó los desalojos impuestos a la población palestina en Jerusalén y otras medidas que estimó que suponen una amenaza para los lugares sagrados de la urbe. En su opinión, el Ejecutivo hebreo pretende de esta forma cambiar la identidad de la ciudad mediante la marcha de los árabes musulmanes y los cristianos.

La iniciativa de paz árabe, adoptada en la cumbre de Beirut en 2002, ofrece a Israel la normalización de las relaciones con todos los países árabes a cambio de que se retire de los territorios que ocupó en la guerra de los Seis Días, en 1967, la creación de un Estado palestino y una "solución justa" para los refugiados palestinos. Por último, se informó tras la reunión de que ambos dirigentes permanecerán en contacto tras la reunión del primer ministro israelí con el presidente estadounidense, Barack Obama, la próxima semana en Washington.