Obama reafirma su apoyo al proceso de paz y espera gestos de buena fe en O. Medio

  • Washington, 21 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, reiteró hoy su apoyo a la coexistencia y pacificación de los palestinos e israelíes y afirmó que espera ver "gestos de buena fe" para avanzar en el proceso de paz en Oriente Medio.

Washington, 21 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, reiteró hoy su apoyo a la coexistencia y pacificación de los palestinos e israelíes y afirmó que espera ver "gestos de buena fe" para avanzar en el proceso de paz en Oriente Medio.

Tras reunirse por primera vez en el Despacho Oval con el rey Abdalá II de Jordania, el presidente Obama subrayó que está convencido de que hay que presionar por la solución de los dos estados, uno israelí y otro palestino, coexistiendo en paz.

"Mi esperanza sería que en los próximos meses, comencemos a ver gestos de buena fe por parte de todos. No quiero meterme en los detalles de lo que podrían ser, pero creo que las partes en la región probablemente reconocen cuáles serían los pasos intermedios para inspirar confianza" en el proceso, afirmó Obama.

De todas formas, Estados Unidos quiere continuar alentando el "compromiso" de los países árabes en el proceso de pacificación de Oriente Medio, dijo.

En ese sentido, calificó como "un paso muy constructivo" los esfuerzos de los países que formularon la llamada Iniciativa Árabe de paz, pese al estancamiento en las negociaciones.

Por su parte, el monarca jordano, visiblemente satisfecho con el encuentro con Obama, enfatizó en la necesidad de no perder de vista que el objetivo final es "la paz y la estabilidad".

Asimismo, reafirmó su compromiso para estrechar los vínculos entre EE.UU. y Jordania, y agradeció los esfuerzos de Obama por lograr un mayor acercamiento con el mundo musulmán.

En declaraciones a Efe, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Michael Hammer, dijo que ambos líderes "discutieron muchos asuntos relacionados con el proceso de paz, incluyendo los asentamientos (judíos), la cuestión de Jerusalén, el lanzamiento de cohetes desde Gaza, y el fortalecimiento de la Autoridad Nacional Palestina y sus instituciones".

Aunque el encuentro entre Obama y el rey Aldalá II no ofreció novedades, sí sirvió para dar un espaldarazo político a la búsqueda de soluciones al conflicto que lleva varias décadas.

En su visita a Turquía hace dos semanas, el presidente de EE.UU. reiteró su apoyo "firme" a la creación de dos Estados.

El Gobierno de Obama apoya un proceso de paz en Oriente Medio basado en la Iniciativa Árabe que incluya, simultáneamente, un diálogo bilateral entre Israel y los palestinos y otro entre Israel y Siria.

Esa iniciativa tiene el objetivo de normalizar las relaciones entre Israel y los 22 países miembros de la Liga Árabe, a cambio del retiro israelí de los territorios ocupados desde 1967, el establecimiento de un Estado palestino, y una solución para los refugiados palestinos.

El Gobierno de Washington considera que cualquier avance en el proceso de paz en la región puede contribuir a los esfuerzos diplomáticos para bloquear las ambiciones nucleares de Irán.

Sin precisar una fecha, Obama indicó que espera reunirse con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, cuando éste realice una gira por EE.UU., posiblemente a finales de mayo.

Para Obama, los esfuerzos de pacificación cobran una renovada urgencia y las partes en el conflicto deben tomar pasos para evitar caer "al abismo".

Obama, que llegó a la Casa Blanca con la idea de cambiar la imagen de EE.UU. en el mundo, intenta dar un nuevo impulso al proceso de paz en Oriente Medio, algo que no pudo lograr su antecesor, George W. Bush.

De hecho, el encuentro de hoy se produjo en unos momentos de gran incertidumbre debido a la renuencia del nuevo Gobierno israelí, de corte derechista, de apoyar la creación de un Estado palestino.

Obama dijo que su enviado especial para la región, George Mitchell, continuará "escuchando" a todos los actores en el conflicto, pero advirtió de que, en algún momento, se tendrá que pasar del diálogo a medidas concretas.

"En algún momento se tienen que tomar pasos para que la gente vea un progreso sobre el terreno (...) lo que queremos hacer es tomar un paso hacia atrás, para evitar (caer en) el abismo. Todavía existe la posibilidad de la paz, pero eso requerirá decisiones difíciles", observó Obama.