Peres dice a Netanyahu que el mundo quiere un estado palestino

Peres dice a Netanyahu que el mundo quiere un estado palestino

Peres dice a Netanyahu que el mundo quiere un estado palestino

JERUSALÉN (Reuters) - El presidente israelí, Shimon Peres, dijo el miércoles al nuevo primer ministro, Benjamin Netanyahu, que el mundo respaldaba la demanda palestina de un estado, un objetivo que el líder derechista entrante no ha respaldado.

"El Gobierno que dirige debe realizar un supremo esfuerzo por hacer avanzar el proceso de paz en todos los frentes", dijo Peres en la ceremonia en la que el ex primer ministro Ehud Olmert entregaba formalmente el mando a Netanyahu, que juró el cargo el martes.

"El Ejecutivo saliente adoptó la visión de dos estados para dos pueblos, promovida por la administración estadounidense y aceptada por la mayoría de los países del mundo", declaró Peres.

"Su Gobierno debe determinar la configuración de la nueva realidad", declaró, sin llegar a pedir explícitamente a Netanyahu que declarase su respaldo a la creación de un estado palestino junto a Israel.

Peres, ex primer ministro de centroizquierda cuyo actual cargo es en gran parte ceremonial, también citó la iniciativa de paz árabe para Oriente Próximo. Esa propuesta ofrece a Israel relaciones normalizadas con el mundo árabe a cambio de un estado palestino y la retirada completa del territorio que Israel capturó en una guerra en 1967.

"No conozco alternativa mejor que la paz para toda la región, especialmente desde que la necesidad árabe de paz se une a la amenaza iraní de hacerse con el control de la parte árabe de nuestra región", dijo Peres. Netanyahu también ha subrayado recelos entre líderes árabes sobre el poderío de un Irán no árabe.

Preguntado por los periodistas sobre los comentarios de Peres sobre un estado palestino y la iniciativa de paz árabe, Netanyahu fue evasivo. "Escuché seriamente y me guía un sentido de la responsabilidad y la necesidad de unidad", declaró.

En una visita tradicional por parte de un primer ministro israelí entrante, Netanyahu, acompañado por su mujer y dos hijos adolescentes, acudió posteriormente al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, uno de los lugares más sagrados del judaísmo. Colocó una oración escrita a mano en una de las ranuras.

"Lo protegeremos", dijo al rabino encargado del muro, que se encuentra dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén. La ciudad, capturada por Israel en 1967, alberga lugares sagrados para judíos, musulmanes y cristianos.

Israel considera todo Jerusalén como su capital y Netanyahu ha prometido no renunciar nunca a su control. Los palestinos quieren que Jerusalén sea la capital del estado que esperan establecer en Cisjordania y la Franja de Gaza.