Tanto Livni como Netanyahu aseguran que serán el próximo primer ministro de Israel

JERUSALÉN, 10 (EUROPA PRESS) Tanto la actual ministra de Exteriores de Israel, Tzipi Livni, líder del Kadima, como su rival Benjamin Netanyahu, del Likud, afirmaron esta noche que serán el próximo primer ministro del país, a pesar de que los sondeos a pie de urna dan una ligera ventaja a Livni. En las oficinas del Kadima, los congregados recibieron con vítores los resultados de los primeros sondeos. La portavoz del partido, Dalia Itzik, aplaudió los resultados, y declaró que Livni será "la próxima primera ministra" del país. Mientras, en la sede del Likud, los militantes afirmaron que Netanyahu será el que forme el nuevo gobierno. El propio Netanyahu se proclamó "el próximo primer ministro de Israel", según citó el Canal 10 israelí. La ventaja de dos escaños del Kadima, algo en lo que coinciden los medios más importantes de Israel, recogidos por Europa Press, no es suficiente para no tener que buscar el apoyo de los partidos de la derecha, el Likud y el Yisrael Beiteinu (YB, Nuestro Hogar es Israel), para formar un gobierno de coalición, algo que Livni no consiguió hace unos meses tras la dimisión de Ehud Olmert como primer ministro a causa de un escándalo de corrupción. Según el diario israelí 'Yedioth Aharanot', el Kadima habría logrado 28 escaños, y el Likud 26. Por otro lado, el partido de ultra derecha Yisrael Beiteinu (YB, Nuestro Hogar es Israel), liderado por Avigdor Lieberman, habría conseguido 16 diputados, y los laboristas, liderados por el actual ministro de Defensa, Ehud Barak, 15. Por su parte, la encuesta realizada por el Canal 10, así como la del Canal 1, otorgan al Kadima 30 escaños y 28 al Likud. Según el sondeo de las televisiones, el YB tendría un apoyo menor, con entre 14 y 15 escaños. Los 120 escaños de la cámara única, la Knesset (Parlamento), son asignados sobre la base de una representación proporcional de listas de partidos nacionales, que pueden asegurarse escaños una vez que superan el porcentaje mínimo de al menos 2% de los votos nacionales. Si las encuestas son correctas, el bloque de la derecha, liderado por el Likud, habría logrado de 63 a 64 diputados entre todos los partidos, mientras que el de centro-izquierda, liderado por Livni, sólo tendría entre 56 y 57 escaños. En 2006, Olmert logró una victoria electoral para el Kadima, fundado en 2005 por el entonces primer ministro Ariel Sharon como una escisión del Likud. La dimisión de Olmert en septiembre pasado obligó a adelantar las elecciones, aunque éste permaneció como primer ministro, dado que Livni no logró formar un Gobierno de coalición. POSIBLES MIEMBROS DE LA COALICIÓN Los sondeos dan al Likud la segunda posición, a pesar de que este partido de la derecha sólo consiguió 12 escaños en 2006. Su líder, Netanyahu, quiere cambiar el enfoque de las negociaciones de paz con los palestinos y abandonar las cuestiones territoriales que han impedido un acuerdo para concentrarse en mejorar su economía. Además, prometió poner fin al control de Hamás en la Franja de Gaza. Por otro lado, los sondeos muestran que las políticas hacia los árabes, que algunos críticos calificaron de racistas, del partido de ultra derecha YB, habrían obtenido un apoyo considerable entre el electorado. El hundimiento del histórico Partido Laborista ha dado protagonismo a Lieberman, un candidato que ha sabido aglutinar a los judíos de origen ruso y de Europa Oriental y a los más escépticos con el proceso de paz. Su propuesta para la paz con los palestinos, explicitada en varias ocasiones, consiste en la entrega de zonas de Israel de mayoría árabe al futuro estado palestino a cambio de los terrenos que ya ocupan las colonias judías de Cisjordania, donde él mismo vive. En enero de 2008 abandonó el Gobierno liderado por Olmert en protesta por el proceso de paz iniciado en la Conferencia de Paz de Annapolis (noviembre de 2007) bajo el auspicio del entonces presidente estadounidense, George W. Bush. El gran derrotado en esta ocasión es el laborismo, que gobernó durante la primera mitad de los 60 años de historia israelí. Barak fue primer ministro con el partido de centroizquierda entre 1999 y el 2001. Durante ese tiempo retiró las tropas israelíes del sur de Líbano y mantuvo negociaciones de paz con los palestinos y Siria. Por otra parte, la Unión de Observadores Sefardíes de la Torá, o Shas, que fue el causante de que se convocasen elecciones, ya que se negó a unirse al gobierno de coalición propuesta por Livni hace unos meses, habría logrado entre 9 y 10 escaños. Por último, casi un tercio de los escaños parlamentarios son ocupados por partidos menores.