Un palestino mata a hachazos a un adolescente judío en una colonia de Cisjordania

  • Jerusalén, 2 abr (EFE).- Un ataque en un asentamiento judío de Cisjordania, en el que un adolescente murió y otro resultó herido por los hachazos que les propinó un palestino, recibe al nuevo gobierno de Benjamín Netanyahu en su segundo día de legislatura.

El ministro Lieberman quiere "paz por paz" en lugar de "paz por territorios"

El ministro Lieberman quiere "paz por paz" en lugar de "paz por territorios"

Un palestino mata a hachazos a un adolescente judío en una colonia de Cisjordania

Un palestino mata a hachazos a un adolescente judío en una colonia de Cisjordania

Jerusalén, 2 abr (EFE).- Un ataque en un asentamiento judío de Cisjordania, en el que un adolescente murió y otro resultó herido por los hachazos que les propinó un palestino, recibe al nuevo gobierno de Benjamín Netanyahu en su segundo día de legislatura.

El adolescente, Shlomo Nativ, de 13 años según unas fuentes y de 16 según otras, murió al ser atacado por un obrero palestino que entró con un hacha en la pequeña colonia de Bet Ayin, en el bloque de asentamientos de Gush Katif, al sureste de Jerusalén.

"Después de ser herido corrió hacia una casa, entró y se desplomó en una de las habitaciones", relató Ronén Bashari, jefe de Magen David Adom (equivalente a Cruz Roja) en la colonia.

Yeruham Mandola, portavoz de ese servicio de ambulancias, informó de que el adolescente murió como consecuencia de un hachazo en la cabeza, y que un niño de 7 años resultó herido de carácter reservado con fractura craneal.

Se trata en este caso del hijo de Ofer Gamliel, un colono judío que cumple en Israel una condena de 15 años de prisión por intentar en 2002 hacer explotar una bomba junto a un colegio de niñas palestinas de Jerusalén Este.

"Le vi ansias de matar en los ojos, también intentó darme a mí (con el hacha)", declaró Avinoam Mimón, otro habitante del asentamiento, creado en 1989 y donde residen unos mil colonos de un movimiento religioso que aboga por la espiritualidad de la vida rural y la austeridad.

Tras atacar a sus víctimas el agresor se dio a la fuga hacia una de las aldeas palestinas vecinas, donde desde entonces el Ejército israelí efectúa una redada para dar con su paradero.

Fuerzas israelíes tenían rodeada esta tarde una vivienda en la aldea de Harbat Safa, en el distrito de Belén y el comandante militar israelí en la zona, Gai Oshri, aseguró que "tenemos una pista" de quién ha cometido el ataque, por lo que "esperamos poder detenerlo pronto".

Algunos medios locales informaron de que el atacante palestino trabajaba en la colonia, aunque otros descartan esa posibilidad.

La muerte hoy del adolescente sigue a la de dos oficiales de policía que murieron tiroteados el mes pasado cerca de un asentamiento en el Valle del Jordán.

Como en aquella ocasión, también hoy se han atribuido el ataque, por separado, los Batallones de Jerusalén -brazo armado de la Yihad Islámica- y las autoproclamadas Brigadas de Imad Mugniye, el ex comandante de Hizbulá que fue asesinado en Damasco el año pasado, en una explosión atribuida a los servicios secretos de Israel.

En una nota remitida a la agencia palestina independiente Maan, las Brigadas sostienen que el atentado de hoy es en respuesta a los "crímenes cometidos contra los palestinos por la Ocupación", eufemismo para referirse a Israel.

El ataque de hoy se produce un día después de la entrada en funciones del nuevo gobierno en Israel, que dirigido por el conservador Benjamín Netanyahu rechaza por principio continuar el proceso de paz iniciado en Annapolis (2007), así como una solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí.

Por presiones de la anterior Administración de Estados Unidos, el proceso diplomático de Annapolis iba acompañado de una serie de medidas de seguridad que trataban de facilitar la libertad de movimiento a la población palestina de Cisjordania y que, sin haber aportado nada realmente, hoy se ven cuestionadas por la muerte del adolescente.

Los colonos responsabilizaron del ataque a las "políticas de izquierda" del anterior gobierno presidido por Ehud Olmert, del que también era ministro de Defensa el líder laborista Ehud Barak.

"Una vez más vemos que cuando los controles militares son levantados, sangre judía es derramada", dice un comunicado de los colonos, en el que exigen a Netanyahu que "ponga fin a la política de capitulación de la izquierda".