Varios ministros israelíes rechazan la demanda de Obama de congelar la ampliación de los asentamientos

JERUSALÉN, 31 (EUROPA PRESS)

Varios ministros del Gobierno israelí han manifestado su malestar con la petición del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre la paralización completa de la ampliación de los asentamientos judíos en Cisjordania, incluido la que se considera "crecimiento natural" de las familias que ya viven en territorio palestino.

"La petición de evitar el crecimiento natural en los asentamientos es ilógica, similar a la de un faraón que pide que todos los primogénitos sean arrojados al Nilo", afirmó el ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Hershkowitz, del partido ultraderechista judío Habayit Hayehudi, según informó el diario 'Yedioth Aharonoth'.

"¿Qué le diremos a una familia que vive con un hijo que tenga a su vez cuatro o cinco hijos? ¿Que sus hijos tendrán que mudarse a Petah Tikva --cerca de Tel Aviv--? Los estadounidenses deben entender que esta es una demanda desproporcionada. Debemos oponernos con firmeza", dijo Hershkowitz justo antes de la celebración del Consejo de Ministros semanal del Gobierno hebreo.

El ministro del Interior, Eli Yishai, del Shas, también afirmó que "la petición de congelar la construcción en los asentamientos es un decreto que ni el Gobierno ni la gente puede admitir, especialmente en lo que respecta al crecimiento natural".

"Es una orden de expulsión para los jóvenes de (los asentamientos) Maaleh Adumim y Kiryat Sefer. Espero que la Administración estadounidense lo entienda. Lo que piden supone un problema de seguridad que no podemos aguantar", dijo.

En lo que respecta al proceso de paz, Yishai dijo que Israel está haciendo más que los palestinos. "El Gobierno del ex primer ministro Ariel Sharon evacuó 24 ó 25 asentamientos. Estamos haciendo mucho y los palestinos no hacen nada", lamentó.

Según el ministro de Información, Yuli Edelstein (Likud), en los últimos días "hemos demostrado lo afortunados que somos de que sea el gobierno de (el primer ministro Benjamín) Netanyahu el que lleve las negociaciones sobre los asentamientos y la construcción en Jerusalén. Otro gobierno habría complicado las cosas para las próximas generaciones", afirmó.

"No vamos a enfrentarnos a los americanos, sino a conseguir un acuerdo con ellos, tal como indica la reciente visita de Netanyahu a Washington. Obama es amigo del Estado de Israel y estoy seguro de que podremos resolver nuestras diferencias", agregó Edelstein.

Por su parte, los ministros del Partido Laborista pidieron al Gobierno evitar un enfrentamiento con la Administración estadounidense. "Debemos entender que las reglas del juego han cambiado. El actual Gobierno estadounidense valora la situación de forma muy diferente a como lo hacían los dos presidentes anteriores a Obama", dijo el ministro de Bienestar, Isaac Herzog.

"Las construcciones en los alrededores de Jerusalén, en Ariel y Gush Etzion, son compatibles con el acuerdo entre Israel y las administraciones estadounidenses sobre la construcción en los asentamientos de Israel", explicó.

Herzog respondió a los ministros de ultraderecha. "Si quieres el vaso entero, acabarás con uno medio vacío. Si no creas un horizonte diplomático, perderás el apoyo de los americanos", indicó.