ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: La primera víctima mortal en Cambrils eleva a 14 los muertos

Martiño Noriega ve "lamentable" la bronca ocurrida en la III Asamblea Nacional Anova, que califica de "puntual"


SANTIAGO DE COMPOSTELA|

El coportavoz saliente de Anova, Martiño Noriega, ha calificado de "lamentable" la bronca ocurrida durante la III Asamblea Nacional que Anova celebró en Pontevedra y que considera que "no reflejan lo que fue" un plenario "absolutamente tranquilo".

Así se ha pronunciado al ser preguntado por los periodistas sobre los hechos registrados el sábado y que, en su opinión fueron "contradictorios" con la tranquilidad tanto "del debate de los textos" como de la "propia existencia de una lista única" para renovar los órganos de dirección.

"Por lo tanto, esa es la única valoración que tengo, más allá de que, evidentemente, ni me agradaron a mi ni a los hombres y mujeres que allí estábamos", ha subrayado el también regidor compostelano en relación a la bronca entre exmilitantes de la FPG y de Xeira.

Además, ha asegurado que le consta que en estos momentos los participantes en la disputa "no forman parte de la organización" que, como ha indicado este lunes la organización juvenil Xeira, fueron suspendidos temporalmente de la militancia.

HECHOS "AISLADOS"

Por su parte, en una entrevista concedida a la Radio Galega, uno de los fundadores de la Frente Popular Galega (FPG) --que ahora ya no forma parte los órganos de dirección de esta organización--, Mariano Abalo, también ha coincidido con el regidor compostelano al considerar que estos hechos "desafortunados" fueron "aislados".

Por otra parte, en la entrevista Mariano Abalo ha apostado por la integración de En Marea y el BNG como único camino para desalojar al PP de las instituciones al asegurar que las encuestas apuntan a que "solo una auténtica unidad de la izquierda" lograría este fin.

Además, ha considerado que el futuro portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, debe tener como prioridad la "ampliación de En Marea" y el impulso de la formación en la coalición de izquierdas, en donde cree que perdió peso.

"El nacionalismo de izquierdas tiene que ocupar el lugar que le pertenece y no un lugar que nos deje en el vagón de cola de la locomotora que debe ser En Marea", ha señalado.