ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Los investigadores encuentran restos de un segundo fallecido entre los escombros de Alcanar

EL PP APUESTA POR QUE ESPAÑA REFUERCE SU PAPEL EN EUROPA ANTE LA AUSENCIA DE PARTIDOS EUROESCÉPTICOS Y EURÓFOBOS

MADRID|
El PP considera que España ha de desempeñar un “papel preponderante” en el seno de la Unión Europea, ante la ausencia en el país de partidos políticos de marcado carácter euroescéptico y eurófobo.Así se pronunció este martes el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, durante una rueda de prensa en Elche (Alicante) en la que presentó las líneas básicas de la ponencia 'Europa y nuestro papel en el mundo', de la que es coordinador.Casado dibujó un panorama en el que presentó a España como un “ejemplo” para las instituciones internacionales y un “socio de confianza” para sus aliados, tras haber cumplido sus compromisos con Europa a través de sus políticas de crecimiento económico y creación de puestos de trabajo.“España ha vuelto a ser un socio fiable, vuelve a contar en los organismos internacionales y ha jugado un papel importante en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, sentenció.No obstante, advirtió de que ese papel preponderante de España en el mundo ha de conjugarse con la “amenaza” que representan los populismos –tanto de izquierda como de derecha- para las libertades y las democracias representativas. Estos populismos, dijo Casado, tienen la misma finalidad: “Utilizar la democracia para demoler las instituciones y acabar teniendo un sistema en el que no creemos, basado en el ataque a la prensa libre y al pluralismo político”. Eso es lo que pasa en el norte de Europa con la extrema derecha y en el sur del continente con la extrema izquierda.Casado dejó clara la vocación europeísta de España, cuya historia está “vinculada” a la del Viejo Continente, frente a “ese populismo que no se ocupa de los problemas de la gente sino que está radicalizando su discurso en luchas internas”, en un mensaje velado a Podemos.Por esa razón, aseveró que España ha de desempeñar un “papel preponderante” en el seno de la Unión Europea ante la ausencia en el país de partidos políticos de marcado carácter euroescéptico y eurófobo en un momento en que la UE afronta incertidumbres con elecciones de resultado incierto en Francia, Holanda o Alemania. A su vez, subrayó la importancia que en el siglo XXI tiene la lucha contra el yihadismo, cuya máxima expresión, el terror, se erige en el “principal enemigo de la libertad”. Abogó por la “colaboración internacional” para combatirlo y para acabar con las guerras que asolan Siria, Yemen y otros países de Oriente Próximo.EEUU E IBEROAMÉRICATambién comentó que España “no se entiende sin su vínculo atlántico”, que se ha de mantener “más que nunca” con la nueva administración de EEUU liderada por Donald Trump. Apostó por que el país sea un “socio prioritario” para Estados Unidos tras el ‘Brexit’. A su vez, Casado explicó que Iberoamérica es “parte de lo que somos”, lo que le sirvió para exigir “rotundamente” la liberación de los presos políticos en Venezuela e instar a llevar a cabo una “transición no sólo biológica sino política” en Cuba tras la muerte de Fidel Castro.Del mismo modo, afirmó que España, por su carácter mediterráneo, ha de ser influyente en esta zona geográfica donde las primaveras árabes han dado paso a “inviernos gélidos”, al tiempo que manifestó que la UE tiene que considerar a Turquía un “socio preferente”. A su vez, llamó a mantener una “relación importante” con Argelia, Marruecos y Mauritania y presentó a España como un “referente” de cómo los flujos migratorios “se pueden gestionar bien”. “Es bueno que el refugio y el asilo sea ordenado y la solidaridad sostenible en el tiempo”, insistió.Por último, Casado señaló la importancia de reforzar los vínculos con la región Asia-Pacífico, especialmente con países como Japón, Corea del Sur y China.