Alianza Nacional aprueba su disolución e integración en Forza Italia, el partido de Berlusconi

ROMA, 22 (Reuters/EP) La Alianza Nacional (AN), heredero histórico del fascismo italiano, celebró hoy en Roma su último Congreso Nacional en el que se ha aprobado la disolución de la formación y su fusión con Forza Italia, el partido del primer ministro, Silvio Berlusconi, a su vez integrado en el partido Pueblo de la Libertad. Actualmente, AN es el principal socio de gobierno de Berlusconi y su líder, Gianfranco Fini, es el presidente de la Cámara de los Diputados o Cámara Baja del Parlamento. Ahora, Fini se convierte en el principal candidato a heredar el trono de Berlusconi, de 72 años de edad. Ante unos 1.800 delegados de AN, Fini afirmó que Berlusconi es el líder del centro derecha, pero dejó bien claro que sus aliados tendrán voz en el nuevo partido, que celebrará su primer congreso el fin de semana próximo. "Berlusconi sabe que su liderazgo fuerte y reconocido no puede convertirse en un culto a la personalidad", dijo Fini. "Debemos garantizar que Pueblo de la Libertad no sea el partido de una persona, sino el de un país", añadió. El camino hacia la fusión entre AN y Forza Italia, los dos principales partidos del centro derecha italiano, se aceleró con la caída del anterior Gobierno de centro izquierda que lideraba Romano Prodi, el cual acabó sucumbiendo como consecuencia de las divisiones internas que separaban entre sí a los numerosos, y muchos de ellos, minúsculos, partidos que integraban la coalición. Ante un país harto de inestabilidad política y profundamente concienciado sobre la necesidad de terminar con la fragmentación, AN y Forza Italia aprovecharon la oportunidad para unirse y presentarse a las elecciones como si fueran una única fuerza política. Rápidamente camuflaron sus diferencias, acallaron las voces discordantes y propusieron un programa de Gobierno común. Tras ganar los comicios que conducirían a Berlusconi al poder, AN y Forza Italia se pusieron manos a la obra para cumplir su promesa de unificación y fusionarse en un único partido. Ahora, casi un año después de su victoria electoral, se disponen a unirse definitivamente. HEREDERO DEL POST FASCISMO Así termina la historia de Alianza Nacional, el heredero histórico del post fascismo italiano. AN, que hunde sus raíces en el precedente Movimiento Social, fue fundado en 1995 por Gianfranco Fini, en un intento por romper con los vestigios totalitaristas del pasado. De hecho, uno de los pasajes más emblemáticos de su historia fue la visita de Fini al campo de concentración de Auschwitz el 19 de febrero de 1999, desde donde definió el fascismo como "parte del mal absoluto" y calificó las leyes raciales como una "infamia". A partir de entonces, sus gestos y condenas del antisemitismo fueron 'in crescendo', tal y como demuestran discursos y entrevistas a periódicos, en los que, en repetidas ocasiones, pidió perdón por las barbaridades cometidas a partir de 1938, año en que el Gobierno de Benito Mussolini aprobó las leyes raciales.