ANÁLISIS - La izquierda europea no saca partido de la crisis

Por Crispian Balmer

PARÍS (Reuters) - Si algún momento era propicio para que los partidos de izquierda florecieran en Europa ese era seguramente en medio de una crisis económica que ha expuesto los excesos del capitalismo rampante y ha dejado un desempleo masivo.

Las elecciones europeas de la próxima semana mostrarán probablemente que la izquierda ha desaprovechado su oportunidad, y una aguda caída en las urnas pondría en evidencia a un socialismo que carece en su mayoría de líderes carismáticos y políticas creíbles.

Los sondeos de opinión de todo el continente predicen que los partidos tradicionales de izquierda podrían sufrir un revés en algunos de los países más grandes de la UE, entre ellos Reino Unido, Francia, Italia y Polonia, y no parece que vayan a destacar en muchos otros lugares.

"Está claro que la derecha va a ganar en Europa", dijo el veterano socialista francés Jack Lang a Reuters.

"Si hubiera algunos líderes fuertes, como en Estados Unidos, que pudieran haber traído una nueva visión de la sociedad europea, entonces las cosas podrían haber sido diferentes", añadió, pesaroso.

Irónicamente, la recesión ha desviado el pensamiento político hacia la izquierda a ambos lados del Atlántico, pero con diferentes resultados electorales.

Mientras que en Estados Unidos, los votantes prescindieron de los conservadores republicanos y eligieron al demócrata Barack Obama como presidente, en Europa, los partidos de centroderecha han ocupado hábilmente el territorio del centroizquierda.

El presidente francés, el conservador Nicolas Sarkozy, y la canciller de centroderecha alemana, Angela Merkel, han liderado esta vía, denunciando el viejo sistema capitalista, gastando miles de millones de euros en propulsar sus economías y apresurándose a salvar a las firmas en peligro.

RESPONSABILIDAD

Los partidos de centroizquierda no han podido salir indemnes de la destrucción económica y culpan a la derecha, mientras los laboristas británicos y el PSOE en España estaban en el poder cuando la economía descarriló y algunos de sus antiguos responsables también pueden considerarse responsables.

"Recuerden la 'tercera vía' de Bill Clinton, Tony Blair y Gerhard Schröder, entre otros", dijo John Monks, responsable de la Confederación Europea de Sindicatos.

"Se aceptó que el capitalismo sin restricciones generaría más riqueza que cualquier otra alternativa y que todo lo que los socialdemócratas tenían que hacer era distribuirla", dijo, añadiendo que eso había llevado a un incremento de la deuda y la desigualdad.

Los días de gloria de la Tercera Vía fueron el punto álgido para el centroizquierda en la UE. En 2000, socialistas y socialdemócratas encabezaban 11 de los 15 gobiernos de la UE.

Ahora sólo están en tres: Reino Unido, España y Portugal. El Partido Laborista holandés y el alemán SPD son socios minoritarios en el Gobierno, mientras que en Austria el centroizquierda encabeza la coalición gobernante.

"Hay un ciclo político más que uno económico. Se puede pensar en los 90 como la década de la socialdemocracia, con Blair, Schröder, (el primer ministro francés Lionel) Jospin", dijo Carl Devos, profesor de Política de la universidad de Gante, en Bélgica.

"La izquierda no tiene realmente una respuesta a esta crisis", añadió.

Los críticos argumentan que la izquierda ha tenido dificultades en los últimos años para encontrar respuestas coherentes a muchos temas políticos delicados como la inmigración y el delito.

Peor aún, la crisis económica ha exacerbado las disputas entre modernizadores y tradicionalistas y dado nuevo ímpetu al extremismo antiglobalización y a los partidos anticapitalistas.

Los niveles récord de abstención sólo harán que aumentar los problemas de la izquierda, y los votantes más jóvenes en particular, que tienden a apoyar a la izquierda, no acudirán previsiblemente a las urnas en un oleada de apatía hacia las instituciones de la UE que afecta a todo el continente.