Aznar dice que con él en el Gobierno "no se hubiera producido esta crisis" y que sabe lo que España necesita para salir

Propone un pacto PP-PSOE como en Alemania para que el Estado recupere competencias y tacha de "disparate" reformar ahora la financiación

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El ex presidente del Gobierno José María Aznar considera que si él estuviera al frente del Ejecutivo "no se hubiera producido esta crisis" y dice "saber lo que España necesita para salir" de la actual situación. De hecho, recuerda que él recibió el país en unas condiciones económicas "muy malas y deterioradas" y dejó el país "más rico de la historia de España", aunque esa herencia, añade, se "ha dilapidado en cinco años".

Así lo asegura el presidente de honor del PP y actual presidente de FAES en una entrevista en XLSemanal que edita Vocento, recogida por Europa Press, en la que explica que cuando llegó al Palacio de la Moncloa en 1996 se abrió una etapa de crecimiento como consecuencia de "un principio claro" de austeridad, estabilidad y equilibrio, la entrada de España en el euro, un gasto público "muy controlado", bajadas de impuestos, reformas laborales o privatización de empresas.

Ese crecimiento, prosigue, fue el resultado de una política en su conjunto "no de un concepto aislado". "Sinceramente, conmigo en el Gobierno no se hubiera producido esta crisis que se ha producido", afirma, al tiempo que presume de conocer las recetas que se podrían aplicar para afrontarla. "Yo creo saber lo que España necesita para salir de la crisis", asevera, al tiempo que critica la política de endeudamiento del actual gabinete socialista.

"TENGO VARIOS FAMILIARES EN DESEMPLEO".

Aznar confiesa que tiene varios familiares en desempleo y que procura ayudarlos. "En los peores momentos de paro, la institución familiar salvó la situación y ahora volverá a hacerlo. La red de solidaridad más importante que existe es la familia; por eso dedicarse a destruir la familia y sus valores es bastante absurdo", resalta.

En cuanto al sistema bancario español, Aznar sostiene que hay que conseguir que "funcione y sea solvente". A su juicio, el Banco de España durante décadas lo ha hecho "razonablemente bien" pero hay que "tener cuidado con presumir de algunas cosas porque la realidad se cobra una factura muy cruel".

Sobre la intervención del Estado, admite como necesaria cierta intervención pero avisa que las economías intervenidas "han fracasado históricamente". Además, cree que en esta crisis no ha fallado el mercado sino las capacidades de los Estados para supervisar y regular la actividad financiera. "Si como consecuencia de la actual situación, los gobiernos deciden que haya más proteccionismo, se llevará al mundo a una gran depresión como la de los años 30 y el siglo pasado", avisa.

El ex jefe del Ejecutivo califica de "error" que José Luis Rodríguez Zapatero haya decidido abrir el actual sistema de financiación. "Y abrirlo en plena crisis económica, peor que un error, ha sido un disparate político. En consecuencia: ahora es imposible cerrarlo", añade.

Además, sugiere que los dos grandes partidos lleguen a un acuerdo, como ocurrió en Alemania, y "reestructuren desde un punto de vista competencial la situación del Estado". "Y eso, en algún caso, puede llegar a que recupere algunas competencias que en este momento tiene cedidas a las comunidades", dice, tras recalcar que es "absurdo" que los ríos sean competencia de una comunidad.

A su entender, España está en una situación de Estado residual y, por lo tanto, "hay que recomponer el Estado" para evitar lo que "algunos llaman 'desvertebración' y otros 'descentrifugación'". Por eso, continúa, la actual crisis española "no es sólo económica, es una crisis económica añadida a una crisis política de fuerte contenido institucional".

ACONSEJARÍA A RATO SEGUIR FUERA DE LA POLITICA.

También se refiere al ex vicepresidente y ex director del FMI Rodrigo Rato como "un gran ministro" que desarrolló "una tarea muy brillante". Al ser preguntado si cree que Rato se mantendrá alejado de la política o que regresará si se lo piden, dice que no tiene "ni idea". "Si me pidiera consejo, que no me lo ha pedido, yo le diría que se mantenga alejado de la política. Pero, como no me lo ha pedido, a lo mejor es que no le interesa mantenerse alejado".

El presidente de honor del PP revela que le llama la atención "la obsesión de la gente" con él pese a que hace seis años que dejó el Palacio de la Moncloa. De hecho, dice que "debe de ser difícil vivir con tanta obsesión y tanto odio".

En otro momento de la entrevista asegura que "siempre hay que ser humilde", especialmente cuando de está en el Gobierno. "Yo no presumo de humilde; no he dicho que lo haya sido. Por eso es bueno limitar los mandatos porque, aunque algunos presidentes son ya un problema desde el comienzo, está claro que al cambio de los años te conviertes más en un problema que en una solución", advierte. Eso sí, admite que el tiempo en que eres presidente es el que se recuerda "como el mejor" de la vida.

Aznar censura la forma en la que se produjo la última crisis de gobierno de Zapatero porque "nunca hay que hacerla estando fuera de España". Es más, dice que "la tienes que hacer tú, que no te la hagan", "nunca" antes de unas vacaciones y, si la haces, que "sea para mejorar".

OBAMA Y BUSH.

En cuanto al nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirma que tiene "grandes capacidades personales" pero que "lo que debe demostrar es su liderazgo político porque tiene enormes responsabilidades". Y si toma decisiones proteccionistas, alerta, "se equivocará". "Hay mucha gente en Europa que piensa que Obama es capaz de andar por encima de las aguas o lanzar rayos por los ojos y que tiene toques milagrosos", enfatiza.

Al ser preguntado cuál es la responsabilidad del ex presidente George Bush en la actual crisis económica, señala que "tiene responsabilidad en el sentido de que elementos de supervisión del sistema financiero no han funcionado como debían". "Bush tiene la responsabilidad de haber aceptado una política de inmensa liquidez en los circuitos económicos, pero es una responsabilidad compartida con todos los gobiernos del mundo y decidida, fundamentalmente, por lo bancos centrales", concluye.