BAI retirará los avales a la lista encabezada por Alfonso Sastre si es ilegalizada

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

El líder nacional del CUT-BAI y parlamentario andaluz por IULV-CA, Juan Manuel Sánchez Gordillo, aseguró hoy después de que el Gobierno haya anunciado que demandará la lista Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los pueblos, que encabeza el dramaturgo Alfonso Sastre y que está avalada por 19 miembros del CUT-BAI, que éstos no retirarán sus apoyos hasta que un juez ilegalice la lista.

En declaraciones a Europa Press, Sánchez Gordillo dijo que hasta el momento sólo existen "sospechas" por parte del Ministerio del Interior de que ésta podría ser la lista para la que pidiese Batasuna el voto días antes de los comicios europeos. "En la Inquisición también se mató a mucha gente por una sospecha", añadió.

En esta líena, el líder nacional del CUT-BAI dijo tener la seguridad de que en la lista que miembros de su formación han avalado no hay nadie del entorno de Batasuna. Además, indicó que tampoco se puede ilegalizar una lista porque Batasuna pida el voto para ésta. "Si lo pidiera para el PSOE ¿también se ilegalizaría al PSOE?", se preguntó Sánchez Gordillo.

Al hilo de ello, quiso dejar constancia de que el CUT-BAI desde sus inicios siempre ha avalado a otras formaciones de izquierda que querían presentarse y que no contaban con los cargos públicos necesarios para ello. "No los apoyamos políticamente, sino que les damos el aval para que puedan concurrir", agregó. Prueba de ello, según dijo, es que el CUT-BAI no sólo avala en esta ocasión la lista encabezada por Alfonso Sastre sino que también apoya dos más, a Izquierda Anticapitalista y al Partido Obrero Socialista Internacionalista.

Cabe recordar que tanto la dirección federal como autónomica de IU han mostrado su desacuerdo con el hecho de que cargos públicos de la formación avalen otras candidaturas. Además, aunque por el momento no les han sancionado, si que les han conminado a que retiren los avales y, de "manera automática", si la Fiscalía abría dirigencias. De no ser así, podrían ser expulsados, "porque se entraría en un terreno muy peligroso", aseguraro a Europa Press fuentes federales de IU.