Barak asegura que los laboristas sólo pueden hacer oposición desde dentro del Gobierno

JERUSALÉN, 24 (EUROPA PRESS) El líder del Partido Laborista israelí y ministro de Defensa en funciones, Ehud Barak, defendió hoy la posible coalición de gobierno con el Likud afirmando que un partido con tan sólo 13 escaños en la Knesset, el Parlamento israelí, no tendría voz suficiente para ejercer una oposición verdadera si no entra en el Gobierno. Los laboristas deberán decidir hoy mismo si desean formar parte de la coalición de Gobierno junto al Likud y a los ultraortodoxos Yisrael Beytenu y Shas. Por ello, Barak se reunió hoy con varios representantes de su partido, a los que presentó el posible acuerdo. "No tenemos un país de repuesto. Podéis gritar 'oposición' todo lo que queráis, pero la mayoría de los votantes quieren vernos en el Gobierno", advirtió a los congregados. En este sentido, el ministro aseguró que la decisión no radica en "si liderar o no la oposición, sino en elegir entre ser 'la quinta rueda del vagón de la oposición' (...) o ser una fuerza central en un gobierno de derechas e influir en una política que sea adecuada para el Estado de Israel". "Actuaremos como una fuerza opositora que prevenga de la creación de un Gobierno de extrema derecha, en lugar de un Gobierno apropiado que se preocupe por el Estado de Israel", insistió el líder del partido. "Debemos preguntarnos qué es bueno para el país y qué es bueno para el partido y para nosotros", añadió. Por otra parte, explicó que deben asegurarse de que no se pierden "oportunidades diplomáticas" con el nuevo Gobierno y de que el país no inicia "aventuras militares irreversibles", según informaron los medios israelíes. Aun así, varios de los representantes expresaron su absoluto rechazo a unirse a la posible coalición y calificaron el intento de Barak de "engaño". La parlamentaria Shelly Yacimovich advirtió asimismo de que unirse a la coalición minará aún más el apoyo al partido ya que allanaría el camino para un Gobierno de "línea dura".