Berlusconi es elegido por aclamación para presidir el nuevo Partido de la Libertad

ROMA, 29 (EUROPA PRESS) El Himno de la Alegría de Beethoven y el himno nacional de Italia cerraron el congreso fundacional del Partido de la Libertad (PDL), la nueva apuesta del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para unificar a un amplio abanico político que va desde el centro derecha tradicional a la extrema derecha. La cita culminó con la elección por aclamación de Berlusconi como presidente de la nueva formación. En el escenario de la Feria de Roma ministros, gobernadores y miembros de la dirección del nuevo partido cerraron filas en torno a Berlusconi y ante los 6.000 delegados convocados a este congreso nacional. En su discurso, el flamante líder del PDL prometió "sacar a Italia de la crisis sin dejar a nadie atrás y defender la democracia y la libertad". Además, defendió la necesidad de reformas institucionales clave: "La Constitución debe ser revitalizada y mejorada", dijo. Así, lamento que el primer ministro "ahora sólo puede elaborar el orden del día del Consejo de Ministros y ejercer la persuasión moral". Las competencias que la Constitución asigna al primer ministro son prácticamente "inexistentes", incomparables con las de "los gobiernos de las otras grandes democracias". Deben ser "reforzadas", dijo en declaraciones recogidas por 'La Stampa'. "Una de las misiones de nuestra mayoría es modernizar la arquitectura institucional del Estado. Fini tiene razón cuando utilizan la metáfora de la avispa y la mariposa", afirmó en referencia al líder de la postfascista Alianza Nacional, integrada ahora en el PDL, Gianfranco Fini, quien no estuvo presente en el acto por no provocar polémica, dado que desempeña actualmente el cargo de presidente de la Cámara de Diputados italiana. "Ahora es el momento de pasar de la avispa a la crisálida y de que la crisálida finalmente se convierte en mariposa. Haremos todo por la mariposa, que representa a la nueva Italia, para que remonte el vuelo", dijo. IZQUIERDA "IRRESPONSABLE" El mandatario también aprovechó para arremeter contra la izquierda, liderada por el Partido Democrático (PD), del que dudó de su fiabilidad. "La izquierda de hoy a través de sus principales exponentes acoge con satisfacción la propuesta de enmiendas constitucionales que rechazó en 2005 a propuesta del gobierno de centro y derecha", lo que impidió contar con los dos tercios del Parlamento necesarios, lamentó. Así, denunció una "campaña manipuladora, durante la que se acusó de ataques a la democracia", un "comportamiento irresponsable de los que se siguen pagando las consecuencias en términos de precio político, alienación y distanciamiento entre los ciudadanos y el Estado". "Nuestra oferta de negociar una asamblea constituyente fue respondida por el jefe de Estado --Giorgio Napolitano, de izquierda-- con un no que degeneró en una campaña de insultos en los periódicos y televisiones", dijo. "Es evidente que después de esta experiencia hay mucho que dudar de la seriedad de la otra parte", afirmó. 'Il Cavaliere' aseguró que el PDL podría conseguir hasta el 44 por ciento en unos hipotéticos comicios al Parlamento, "pero un gran partido no se conforma si su candidato no obtiene el 51 por ciento del consenso". Así, proclamó que el PDL será la "tercera gran reconstrucción de Italia".