Berlusconi no tiene intención de volver con su mujer

ROMA (Reuters) - El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha dicho que ni siquiera una disculpa pública de su mujer, Veronica Lario, salvaría el matrimonio de 19 años, después de que ella le criticara en los medios de comunicación.

Veronica dijo el fin de semana que tiene previsto pedir el divorcio, días después de criticar a su marido por acudir a la fiesta de cumpleaños de una aspirante a modelo de 18 años y por una "desvergonzadamente despreciable" selección de candidatas femeninas para las elecciones europeas.

El primer ministro, de 72 años, dijo al diario La Stampa del lunes que había ordenado a sus abogados que tomaran cartas en el asunto y no descartó una demanda por las palabras de Veronica.

"A decir verdad, podrían darse las circunstancias para presentar una demanda por difamación, pero es mejor dejarlo", dijo.

En el diario Corriere della Sera lamentó que su esposa haya "caído en la trampa mediática", y afirmó que es poco probable que pueda salvar su matrimonio.

"No lo creo. No sé si quiero esta vez. Veronica debería disculparse públicamente", dijo Berlusconi. "Y no sé si eso bastará. Es la tercera vez que me la juega durante una campaña electoral. Realmente es demasiado".

El primer ministro, que el viernes se declaró el dirigente más popular del mundo, dijo que no cree que el frenesí mediático que rodea su vida privada vaya a perjudicar sus índices de aprobación entre la opinión pública o las opciones de su partido en las elecciones europeas de junio.

Un sondeo publicado el mes pasado situaba su índice de aprobación en el 56 por ciento gracias a una rápida respuesta al mortal terremoto en los Abruzzos, aunque él sitúa su propia popularidad en el 75 por ciento.

La oposición no ha querido hacer comentarios, considerando el asunto algo privado, aunque el dirigente del centroizquierda Dario Franceschini ha pedido a Berlusconi que deje de insinuar que sus problemas maritales han sido desatados por la izquierda.

DEFENSA DE SUS CANDIDATAS

El también magnate de los medios de comunicación defendió la elección que ha hecho su partido de candidatas femeninas, calificadas de "entretenimiento para el emperador" por parte de su mujer, y afirmó que cada una tiene unas cualificaciones impresionantes.

"Nunca incluimos una corista en la lista y las tres que excluimos en el último minutos eran chicas muy capaces, con una educación excelente. Nada que ver con coristas", dijo.

"Veronica se ha creído muchas de las cosas inexactas que han aparecido en la prensa, desgraciadamente", apuntó.

También se mostró indiferente respecto al enfado de Veronica por su presencia en la fiesta de cumpleaños en Nápoles de una joven de 18 años, y explicó que acudió sólo ante la insistencia del padre de ella, un viejo amigo.

"No hay nada raro en eso, ha ocurrido varias veces con cumpleaños y matrimonios", dijo Berlusconi.

Los seguidores de Berlusconi han criticado a Veronica, que apenas aparece con él y lleva tiempo viviendo en una casa aparte, por la última trifulca pública con su marido. Los dos llevan juntos desde hace 29 años, pero casados desde 1990.

Berlusconi, el segundo hombre más rico de Italia, tiene tres hijos de 20, 22 y 24 años con Veronica.

Sin embargo, son los dos hijos de su primer matrimonio quienes tienen un papel más destacado en el emporio empresarial. Su hijo Piersilvio es vicepresidente del grupo de medios Mediaset, mientras que su hija Marina preside Fininvest y la unidad editorial Mondadori.