Blanco tilda de "vago" a Mayor Oreja y de "patriota de pacotilla" a Rajoy y dice que son "lo más anticuado de Europa"

(Ampliación)

El PSOE pide el voto para las elecciones europeas, que enfrentan "la izquierda más a la vanguardia" y a "la retaguardia de la derecha"

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El PSOE arrancó hoy su campaña electoral para las elecciones al Parlamento europeo con duras críticas al principal partido de la oposición y, en particular, a su cabeza de lista a estos comicios, Jaime Mayor Oreja, a quien el vicesecretario general de los socialistas, José Blanco, tildó de "vago" y acusó de no defender los intereses de España en Bruselas. Al máximo líder de la oposición, Mariano Rajoy, el nuevo ministro de Fomento le dijo que es un "patriota de pacotilla", que quiere que "la desgracia de los demás" le lleve a la Moncloa.

Los socialistas dieron el pistoletazo de salida a su campaña para los comicios del próximo 7 de junio en un acto en el colegio Gredos San Diego del barrio madrileño de Vallecas, en el que sustituyeron la tradicional pegada de carteles por el encendido de un cubo iluminado con su lema electoral: "Este partido se juega en Europa". En él, además del 'número dos' del PSOE, participaron el secretario general del PSM, Tomás Gómez, la secretaria de Organización, Leire Pajín, y el cabeza de lista, Juan Fernando López Aguilar.

En su intervención, Blanco subrayó que en este "partido" que se juega el 7 de junio se enfrentan un partido que está en "la vanguardia de la izquierda europea" frente a un PP que está en "la retaguardia de la derecha europea". Prueba de ello, dijo, es que los 'populares' se hayan "irritado tanto" y se hayan "dado por aludidos" con un video que habla de "la derecha extrema europea".

El PP "TIENE RAZONES PARA IRRITARSE"

Con todo, reconoció que "tienen razones para irritarse", porque refleja que el PSOE es "un partido moderno" y con Mayor Oreja y Mariano Rajoy España tiene "lo más anticuado de la derecha europea".

Además, el vicesecretario general del PSOE llamó "vago" al cabeza de lista 'popular', recordando una reciente encuesta que le situaba como el eurodiputado que menos trabajó la pasada legislatura en la Eurocámara. "Y mira que hay eurodiputados en la Unión Europea", afirmó, tras recordar que entre los más "vagos" se encuentra precisamente el número dos, Luis de Grande. "Vaya candidatura va a representar a España", ironizó.

Por ello, reprochó a los 'populares' que se atrevan a dar "todos los días lecciones de patriotismo" y recalcó que el patriotismo "no consiste en poner la bandera de España más grande en cada acto", sino en "defender los intereses de España en el seno de la UE" y en "no atacar permanente" al Gobierno de España y a los intereses de los españoles.

Blanco denunció que además la "hipocresía" de los 'populares', que son "ultraliberales en la economía", pero "ultraconservadores en la política". Así, recordó que preconizan la desregulación del mercado del trabajo, el mercado del suelo y las leyes del mercado, "que es lo que nos ha llevado a esta crisis", mientras que "quieren regular y controlar nuestra vida y nuestra" y decirle a la gente "cómo y con quién nos tenemos que casar" o "cuándo y cómo se tiene que interrumpir el embarazo".

"Así es nuestra derecha. Quieren que nadie controle sus negocios y sin embargo ellos quieren controlar nuestras vidas", denunció Blanco, que se declaró "creyente", pero convencido de que no hay que "imponer a nadie" sus ideas.

Además, denunció que, mientras tanto, el PP no ofrece ninguna solución a la actual situación de crisis y lo atribuyó a que Rajoy piensa que "cuando más desempleados" haya en España "mejor para él", porque cree que "la desgracia de los demás le puede llevar a La Moncloa".

"NI SIQUIERA DE HOJALATA, PATRIOTA DE PACOTILLA"

"Él dice que es patriota, ¿un patriota de qué?", preguntó Blanco, a lo que algunos respondieron "de hojalata". "Rajoy es un patriota ni siquiera de hojalata, es un patriota de pacotilla", respondió, entre los aplausos de los alrededor de mil asistentes. Por ello, Blanco finalizó su intervención asegurando que los españoles le van a dar "una auténtica lección de patriotismo" a los 'populares', porque el PSOE va a "ganar".

El cabeza de lista de los socialistas fue el encargado de cerrar el acto y, bajo un calor sofocante y cumpliendo literalmente su compromiso de "sudar la camiseta", de pedir el voto a los ciudadanos "con la credibilidad" de que son "la vanguardia" de la izquierda europea, frente a la "derecha energúmena" que se identifica con "el miedo al prójimo, el rechazo al futuro y la instigación de la homofobia". "Lo sentimos, porque en este país cada vez que alguien habla de un doberman se sienten aludidos", agregó.

Entre gritos de "ista, ista, ista, Europa socialista", López Aguilar aseguró tener "el corazón contento" de poder "reivindicar la gran sigla" del PSOE, que significa la lucha por universalizar derechos como la sanidad y la educación y que lucha por la "revocación de la discriminación".

Por ello, instó a Mariano Rajoy, que hace poco llamó "analfabetos" a los diputados socialistas, que "aprenda a leer el veredicto de las urnas cuando le mandan a la oposición" y a que "reconozca el poder transformador del voto en la democracia, que lo puede todo".

Previamente, la secretaria de Organización, Leire Pajín, aseguró que no será el PP quien "nos saque de la crisis" ni quien "dé lecciones", ya que "sólo despiden a trabajadores y desprotegen a los que menos tienen" y aseguró que los socialistas no están "dispuestos a desandar todo el camino que tanto sudor y trabajo costó".

El acto vivió unos momentos de tensión, que no llegaron al interior del polideportivo donde se estaban desarrollando las intervenciones, cuando un grupo de una decena de antisistemas intentó boicotearlo con gritos de "PSOE y PP la misma mierda es" y "Carlos hermano, nosotros no olvidamos", en referencia al joven asesinado en noviembre de 2007 por un joven de ultraderecha, mientras tiraban una sustancia maloliente.

En respuesta, un nutrido grupo de afiliados socialistas cerraron filas para alejarles del lugar a gritos de "fascistas", hasta que les obligaron a retroceder hasta la calle. Allí, en cuestión de segundos, se acercó una patrulla de la policía que finalmente pudo detener a dos de estos individuos.