Diez trabajadores y cinco policías heridos en una protesta frente al congreso del PPE

  • Varsovia, 29 abr (EFE).- Cinco policías y diez obreros resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, en la protesta que los trabajadores de los astilleros polacos de Gdansk protagonizaron hoy a las puertas del Palacio de la Cultura de Varsovia, donde se celebra el congreso del Partido Popular Europeo (PPE).

Rajoy analizó con Merkel el incremento "salvaje" del paro en España

Rajoy analizó con Merkel el incremento "salvaje" del paro en España

Rajoy analizó con Merkel el incremento "salvaje" del paro en España

Rajoy analizó con Merkel el incremento "salvaje" del paro en España

Varsovia, 29 abr (EFE).- Cinco policías y diez obreros resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, en la protesta que los trabajadores de los astilleros polacos de Gdansk protagonizaron hoy a las puertas del Palacio de la Cultura de Varsovia, donde se celebra el congreso del Partido Popular Europeo (PPE).

Los manifestantes, alrededor de 1.500, se concentraron rodeados de un fuerte dispositivo policial para exigir una solución que evite el desmantelamiento de estos históricos astilleros, mientras a escasos metros se reunían los líderes de la centro-derecha europea.

La concentración derivó en un enfrentamiento entre los trabajadores y las fuerzas del orden, que se saldó con los 15 heridos, según informaron medios locales, entre ellos dos obreros hospitalizados en estado grave.

Para el presidente de la Comisión, José Barroso, quien se encuentra en Varsovia para participar en el congreso PPE previo a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, la difícil situación que viven estas instalaciones se debe en gran parte a la lentitud del gobierno polaco para encontrar una salida a los problemas de su industria naval.

"Se podría haber actuado más rápido, con más efectividad, llevando a cabo antes el proceso de reestructuración (de los astilleros)", explicó Barroso a la radio pública polaca.

"He hablado sobre los astilleros con cinco gobiernos diferentes, incluyendo el del actual primer ministro Donald Tusk, y he sugerido soluciones consecuentes con las normas comunitarias, que podrían ayudar a continuar la producción y salvar puestos de trabajo", señaló Barroso, quien se mostró confiado en encontrar la fórmula para evitar el desmantelamiento.