El alcalde de Vimianzo tratará de impugnar el congreso del PSdeG para "defender los derechos" de los militantes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 (EUROPA PRESS)

El alcalde de la localidad coruñesa de Vimianzo, Alejandro Rodríguez Lema, justificó hoy su petición de que el congreso extraordinario que el PSdeG celebró este fin de semana sea impugnado en la necesidad de "defender los derechos de los militantes".

Según explicó, en declaraciones a Europa Press, el cónclave del que salió la nueva dirección socialista no contó con "representación" de su municipio, a pesar de que a la anterior cita congresual del partido aportó "dos delegados".

De hecho, la Mesa del Congreso rechazó admitir tanto a la lista 'oficial' --compuesta por Manuel Mouzo y Beatriz Lema-- como la de los elegidos por los afiliados del partido pero no reconocidos por la Ejecutiva socialista --el regidor y Carlos Lemus--.

"Tenemos derecho a representación", insistió Rodríguez Lema, quien fue objeto de un expediente por parte de la Ejecutiva del PSdeG por pedir el voto para el PPdeG --además de para su partido-- y por criticar la gestión del BNG durante la campaña para las elecciones autonómicas que devolvieron la mayoría absoluta a los populares.

Sobre el expediente de expulsión, el alcalde aseguró que "el 99,9 por ciento" de las firmas que lo avalan, un total de 335, están "manipuladas". "La gente no sabía lo que firmaba, firmaron engañados", denunció.

REUNIÓN CON PABLO GARCÍA

Por todo, consideró "de recibo" ser recibido por el nuevo secretario de Organización, Pablo García, para abordar "todas estas cuestiones" con sus servicios jurídicos. "Aunque de momento no tuvimos ningún contacto", admitió.

"Llevo 31 años trabajando para el partido, ahora si quieren que me echen", lamentó, respecto de la decisión de la Ejecutiva del PSdeG de suspenderle de militancia, quien ocupa la Alcaldía de Vimianzo desde hace casi dos décadas con mayoría absoluta hasta las elecciones de 2007. En la actualidad gobierna en minoría con un pacto tácito con el PP debido a su mala relación con los nacionalistas.