El Ejército ceilandés proclama la derrota de la guerrilla tamil tras 26 años en guerra

  • Nueva Delhi, 18 may (EFE).- El Ejército de Sri Lanka dio hoy por concluidos los cerca de 26 años de guerra en el país tras acabar con la cúpula y los últimos guerrilleros de los "tigres" tamiles, en una ofensiva de varios meses durante la que han muerto miles de civiles.

Nueva Delhi, 18 may (EFE).- El Ejército de Sri Lanka dio hoy por concluidos los cerca de 26 años de guerra en el país tras acabar con la cúpula y los últimos guerrilleros de los "tigres" tamiles, en una ofensiva de varios meses durante la que han muerto miles de civiles.

"Todos los líderes del LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil) han muerto", dijo a Efe por teléfono el director de información del Gobierno, Anusha Palpita.

Poco después, el jefe del Estado mayor ceilanés, Sarath Fonseka, declaró en un comunicado difundido por el Ministerio de Defensa que las tropas han "derrotado militarmente" al LTTE y "liberado a la nación de tres décadas de terror".

La guerrilla estaba cercada desde hace semanas en una pequeña franja costera del noreste de Sri Lanka, donde además se hacinaban decenas de miles de civiles que han sido víctimas de duros bombardeos militares y de disparos rebeldes si trataban de huir.

Este fin de semana, el Ejército logró aislar a los últimos guerrilleros en menos de un kilómetro cuadrado, hasta que esta mañana los Tigres tamiles llevaron a cabo una operación desesperada para lograr la huida de la cúpula dirigente.

"Intentar escapar era su única oportunidad. Ahora todos están muertos y no hay ningún superviviente en la zona", dijo a Efe el portavoz del Ejército, Udaya Nanayakkara, quien anunció que los militares controlan ya "todo el territorio".

Durante ese último combate, las tropas acabaron con las vidas de unos 250 guerrilleros, según el portavoz, quien dio por hecho que entre los fallecidos figuran tanto el líder guerrillero supremo, Vellupillai Prabhakaran, como su número dos, Pottu Amman.

El líder guerrillero, de 54 años, intentó salir de la zona de combate junto a Amman y al jefe de la marina guerrillera, Soosai, en un convoy formado por una ambulancia y una furgoneta que fueron tiroteadas por el Ejército.

La noticia de su muerte llegó horas después de que el Ejército anunciara la del primogénito de Prabhakaran, Charles Anthony, y la de otros seis conocidos líderes de este longevo y sanguinario grupo guerrillero que lucha por la independencia tamil en la isla.

Entre ellos estaban el máximo encargado de asuntos políticos, B. Nadesan; el responsable de la Secretaría de Paz (LTTEPS), S. Puleedevan, y el director de la policía rebelde, Ilango.

"Esta es la primera vez que un grupo terrorista ha sido completamente aniquilado por un Gobierno democrático", comentó a Efe por teléfono el secretario ceilanés de Exteriores, Palitha Kohona, quien restó credibilidad a las denuncias sobre muertos civiles.

En un comunicado publicado hoy en Tamilnet -un portal afín al LTTE-, la guerrilla denunció hoy que el Ejército ha llevado a cabo una "masacre decidida" contra el último reducto tamil, donde apenas quedaban "1.000 guerrilleros heridos, funcionarios y civiles".

"Colombo ha decidido no permitir ninguna oportunidad para que el LTTE negocie y aniquilar su liderazgo", mantuvo la guerrilla, con conexiones en el exterior del país.

Este domingo, los Tigres tamiles ya declararon que la batalla había llegado a su "amargo final" y anunciaron un cese unilateral de los combates para evitar un derramamiento de sangre mayor entre los civiles.

Era la respuesta al anuncio del Gobierno acerca del "rescate" de los 50.000 civiles que continuaban en las últimas áreas guerrilleras y que han sido trasladados a los campamentos instalados por las autoridades para acoger a los desplazados.

"Creemos que el Ejército ha tomado entre 50.000 y 80.000 civiles en los últimos días y los está trasladando a campamentos. Ha ganado la guerra, pero se levanta una cuestión obvia: ¿y ahora qué", dijo a Efe el portavoz de la ONU en el país, Gordon Weiss.

Los violentos combates han causado desde comienzo de año la muerte de más de 6.500 civiles, según cálculos de la ONU, a falta de añadir los datos de las últimas semanas, ya con la guerrilla cercada junto a miles de personas que usaba para protegerse.

Y en los campamentos, según Kohona, hay en este momento 250.000 personas a la espera de que el Gobierno rehabilite sus zonas de procedencia, aunque las organizaciones de ayuda denuncian que los tamiles no tienen permiso para salir de ellos.

La muerte de los líderes guerrilleros que luchaban por obtener la independencia tamil marca el fin de una etapa en este antiguo conflicto asiático de Asia y fue saludada hoy con celebraciones en Colombo por parte de la mayoría cingalesa.